Menú Buscar
'Espejos, dentro y fuera de la realidad' / COSMOCAIXA BARCELONA

Los espejos como herramienta para conocer nuevas realidades

La sorprendente exposición 'Espejos, dentro y fuera de la realidad' se puede visitar en CosmoCaixa Barcelona hasta el 26 de enero

6 min

Los espejos forman parte de la cotidianeidad de las personas. Están prácticamente en todos lados, aunque normalmente pasan bastante desapercibidos. Pero en Cosmocaixa Barcelona se han propuesto que la sociedad le preste un poco de atención, y lo hace a través de una imaginativa exposición que permanecerá allí instalada hasta el 26 de enero de 2020. Se trata de Espejos, dentro y fuera de la realidad, “una muestra que propone experimentar y conocer las propiedades de estos objetos y sus numerosas aplicaciones a lo largo de la historia”.

Según explican sus responsables, las personas no se fijan en los espejos a pesar de estar muy presentes en el día a día. “Los atravesamos con la mirada y percibimos las imágenes que reflejan, pero a menudo no somos conscientes de su presencia, de su existencia como objetos. Aunque los usamos a diario, raras veces nos paramos a pensar en su funcionamiento o en sus propiedades”. Pero al hablar de espejos, más que del objeto en sí en realidad se está haciendo referencia a las leyes de la reflexión y refracción de la luz, de los planos de simetría y de las relaciones matemáticas que intervienen en todo ello.

Una exposición interactiva

“De hecho, se han utilizado desde la antigüedad con fines científicos y han protagonizado una serie de descubrimientos que nos han proporcionado conocimientos sobre el cosmos y el origen del universo”, subrayan. “A lo largo del tiempo, esas investigaciones han conllevado grandes adelantos para la humanidad y han permitido entender cada día un poco más el mundo en el que vivimos”.

Cartel de la exposición 'Espejos, dentro y fuera de la realidad' / COSMOCAIXA BARCELONA

Cartel de la exposición 'Espejos, dentro y fuera de la realidad' / COSMOCAIXA BARCELONA

Cosmocaixa Barcelona ofrece en Espejos, dentro y fuera de la realidad un itinerario que brinda la oportunidad a los visitantes de experimentar de manera totalmente interactiva con los efectos y las particularidades de los espejos para entender diferentes fenómenos relacionados con la física y las matemáticas, a través de los dos grandes ámbitos en que se estructura la exposición. “El primero se centra en explicar cómo funcionan las leyes de la reflexión y el segundo está dedicado a los espejos y su interacción con la luz”, detallan desde el centro.

Dentro del espejo

El primer ámbito de la exhibición propone atravesar un espejo para descubrir los secretos que hay al otro lado, con un módulo inicial que da la bienvenida a los visitantes con una instalación de espejos deformantes que “invita a cuestionarnos si lo que vemos coincide con la realidad”, ilustrando así “la importancia de la duda y la relatividad de la percepción, y del punto de vista del observador como motor del pensamiento científico”. A continuación, se experimenta las propiedades de diferentes tipos de espejo (planos, curvos y caleidoscopios) y los conceptos básicos que caracterizan el fenómeno de la reflexión y su relación con las matemáticas.

“La muestra presenta algunas instalaciones sorprendentes, hasta el punto de introducirnos en unos caleidoscopios que generan la ilusión de que estamos dentro o debajo de una gran esfera”, comentan. “Los caleidoscopios también juegan con nuestra percepción de lo que vemos, pero con la particularidad de que el objetivo no es la observación de la realidad de fuera de los espejos a través de su reflejo, sino la exploración por sí misma de las imágenes especulares, a menudo impresionantes, que se forman ante nuestros ojos”.

Los espejos y la luz

Al otro lado del espejo está la luz porque sin ella “no podríamos ver la realidad que nos rodea y los espejos no tendrían sentido”. La luz está formada por fotones, que se comportan a la vez como ondas y como partículas cuando interactúan con la materia. La luz es, por lo tanto, un objeto físico que se propaga en forma de onda electromagnética y que transporta energía e información. “Esa energía luminosa nos permite ver el mundo y todo lo que nos rodea. Y, gracias a los espejos, podemos ‘domarla’ y utilizarla con numerosas funciones, como por ejemplo calentar, iluminar, medir, navegar o viajar en el tiempo y el espacio”, añaden.

'Espejos, dentro y fuera de la realidad' / COSMOCAIXA BARCELONA

'Espejos, dentro y fuera de la realidad' / COSMOCAIXA BARCELONA

De aquí que el segundo ámbito de Espejos, dentro y fuera de la realidad muestre algunas aplicaciones científicas y tecnológicas que utilizan los espejos como ‘domadores’ de luz. Como por ejemplo, aprovechar las propiedades de los espejos para conducir la luz y llevarla allí donde se desee (como parece que hacían los constructores de las pirámides egipcias mediante un amplio sistema de espejos que alumbraban su interior). Otra aplicación es la de emular el sol iluminando poblaciones situadas en valles oscuros donde no llega durante los meses de invierno.