Menú Buscar
Carles Vilarrubi, consejero de Fira Barcelona hasta el próximo julio y una imagen del recinto de Montjuïc / FOTOMONTAJE DE CG

El ayuntamiento hace saltar a Vilarrubí de Fira de Barcelona

El empresario próximo a Mas y esposo de la propietaria de Coca-Cola abandonará en julio la institución, antes de que concluya su mandato

Xavier Salvador / Cristina Farrés
28.03.2017 00:00 h.
6 min

Algo se mueve en Fira de Barcelona. A los intentos de situar a un empresario de la órbita independentista al frente de la institución para sustituir en julio al actual presidente, Jose Luis Bonet, se añade ahora la caída en desgracia de uno de los prohombres de los negocios en Barcelona: Carles Vilarrubí Carrió. La comunicación de esta noticia cogió por sorpresa incluso al propio afectado, que no entiende cómo puede ser apeado del cargo para el que fue elegido gracias a la intermediación directa de su amigo Artur Mas --en la fase final de su última presidencia de la Generalitat--, según ha podido conocer Crónica Global.

Su continuidad en el consejo de administración de Fira de Barcelona nunca ha sido bien vista por el ayuntamiento encabezado por Ada Colau. La institución económica está regida por un consorcio del que forma parte el propio municipio, además de la Generalitat y la Cámara de Comercio de la ciudad. Las implicaciones de Vilarrubí en los episodios de supuesta corrupción que se conocen como caso Pujol serían razones de peso que han influido en la decisión de sustituirle.

Cinco nuevos consejeros

La institución tenía previsto incorporar a cuatro nuevos consejeros en cuatro meses. A todos ellos les vencía el periodo máximo de permanencia en la entidad de acuerdo con los estatutos que rigen el órgano de gobierno. Sin embargo, las tres instituciones que gobiernan Fira de Barcelona se verán obligadas a proveer la incorporación de cinco nuevos miembros del empresariado.

Una de las características de la dirección actual de la feria barcelonesa es que es propiedad de las instituciones públicas, pero en cambio se rige con criterios privados gracias a un consejo de administración compuesto por representantes de la actividad privada de la ciudad. Hasta ahora ha sido presidida por Jaume Tomàs (Agrolimen) y José Luis Bonet (Freixenet).

El esposo de Sol Daurella, la millonaria propietaria de Coca-Cola Iberian Partners, es también vicepresidente del Fútbol Club Barcelona. Sus funciones en el Barça están limitadas al área institucional. En los últimos tiempos ha accedido a la presidencia de la Academia Catalana de Gastronomía con la promesa de abrir y dar mayor relevancia social a la organización y se mantiene próximo a los medios de comunicación, en especial a las radios RAC1 y RAC105, de las que posee un 12% en sociedad con el Grupo Godó.

Vilarrubí se desentendió del trabajo ferial

“Vilarrubí ha venido muy pocas veces a los consejos. No parecía interesarle demasiado la función de consejero”, señala con discreción uno de sus compañeros en el órgano de gobierno de Fira de Barcelona.

La designación oficiosa de otro consejero para presidir el consejo de administración, el independentista Miquel Martí Escursell (Moventia), podía haber reducido sus posibilidades de aspirar sustituir a Bonet, actual máximo responsable. Sin embargo, la filtración ha abierto un debate empresarial. Sumado a la necesidad de incorporar a cinco nuevos consejeros podrían alterarse los planes del presidente de la Cámara de Comercio, Miquel Valls, para situar a Martí al frente de la institución.

Martí y el tranvía de BComú

De hecho, han solicitado al presidente de la Cámara que reconsidere la propuesta del propietario de Moventia por otro nombre de consenso que no genere discrepancias. El entorno de Colau señala que incluso podría darse el caso que BComú vete el nombre del empresario.

Martí da por descontado el apoyo de la alcaldesa por su participación en el tranvía municipal, el proyecto que el Gobierno de Barcelona ha tomado como batalla política de la legislatura. El empresario se habría aproximado al antiguo entorno convergente, entre otros el exconsejero Felip Puig, presidente actual de Trambaix, y al histórico diputado y exconsejero Pere Macias para mejorar su posición.

La empresa de Martí controla un 20% de Trambaix y el 22,5% de Trambesòs, las dos concesiones que se quieren unir por la Diagonal. Espera jugar un papel clave en propiciar los apoyos necesarios en el pleno municipal para que Colau saque adelante la iniciativa. El empresario sabadellense mantiene excelentes relaciones con CDC. Aunque el partido esté dividido, espera ser capaz de unificar intereses y que eso le allane el camino hasta la presidencia del consejo de administración de Fira Barcelona.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información