Menú Buscar
Parte del proceso productivo que la farmacéutica Uquifa usa en sus plantas catalanas para fabricar químicos / UQUIFA

El ERTE de Uquifa solo afecta a 80 empleados

La farmacéutica cierra un acuerdo con los sindicatos para aplicar el ajuste en la plantilla mientras dure el cierre de la factoría de Lliçà de Vall

4 min

La dirección y los sindicatos de la farmacéutica Uquifa han cerrado un acuerdo para que el Expediente de Reducción Temporal de Empleo (ERTE) que se aplicarà en Lliçà de Vall (Barcelona) solo afecte a 80 personas. Su duración no está definida con exactitud, pero el pacto alcanzado implica que se mantendrá mientras se culminan los trabajos de mejora de los procesos productivos del centro de trabajo.

El impacto es menor que el planteado en el inicio del período de consultas del ajuste laboral, tal y como indican fuentes conocedoras del proceso. Los portavoces de la empresa confirman que la afectación no llega al total de los trabajadores de Lliçà y remarcan que se intentará recuperar la plena actividad en la fábrica “lo antes posible”.  

Inspección sanitaria

Uquifa colabora con las autoritarias sanitarias tanto de España como catalanas para superar el cierre que se inició hace semanas. La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios detectó fallos en los procesos productivos que se usaban en Lliçà y paralizó tanto la fabricación como la comercialización de los ingredientes farmacéuticos terminados hasta que no se enmendaran.

La planta de la farmacéutica Uquifa en Lliçà de Vall (Barcelona), parada tras una inspección de la FDA / UQUIFA
La planta de la farmacéutica Uquifa en Lliçà de Vall (Barcelona), parada tras una inspección de la FDA / UQUIFA

El proceso sigue su curso, según las fuentes oficiales, pero aún no se tiene claro cuándo se podrá recuperar la normalidad. La farmacéutica busca que sea en el menor tiempo posible, por ello trabaja codo con codo con los inspectores. Asimismo, las fuentes empresariales recuerdan que se han detectado problemas en la forma de organización interna que usaban. “La calidad de los productos [químicos] que se fabrican es óptima”, remarcan.

Sant Celoni y México

El cierre temporal de Lliçà de Vall tendrá un impacto en el ejercicio en curso. Con todo, la farmacéutica prosigue con su trabajo habitual en la otra planta con la que opera en Cataluña, ubicada en la localidad de Sant Celoni (Barcelona). Lo mismo ocurre con las dos que trabajan en México. Sus productos llegan a 70 mercados internacionales, pero es sólo en este país latinoamericano donde cuenta con mano de obra productiva propia.

Uquifa es uno de los laboratorios decanos de España. Desde 2011 pertenece a la firma india Vivimed, que pagó 40 millones de euros al grupo Yule Catto por la empresa con sede en Barcelona. Antes, había estado bajo el control de otra multinacional británica, Holliday Chemical Holdings. El laboratorio nación en 1936 y se convirtió en el líder nacional de la penicilina, aunque ahora se dedica a la producción de químicos que se usan para fabricar otros fármacos o productos intermedios tanto para el uso humano como animal.

Cerró 2017 con un beneficio neto de 5,3 millones de euros y unas ventas de 78,2 millones. Las ventas internacionales suponen el 70% del negocio de la farmacéutica.

Destacadas en Business