Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una protesta de vehículos VTC, los que utilizan Cabify, Uber y Bolt, en Barcelona / EFE

Uber y Cabify, sin tiempo para comprar coches de lujo en Barcelona

El decreto de VTC obliga a circular con vehículos de 4,9 metros de longitud y etiqueta eco, pero la crisis de suministros dificulta este objetivo

5 min

"Aunque quisiéramos, no podríamos cumplir el decreto". Así se expresan fuentes del sector de los VTC ante la necesidad de renovar su parque móvil tras la aprobación en julio del decreto ley autonómico que regula las nuevas condiciones de los vehículos de alquiler con conductor. En la práctica, a partir del próximo 1 de octubre se exigirá contar con un coche de gama alta que el mercado no puede abastecer en este lapso de tiempo, según las mismas fuentes.

Las empresas como Uber, Cabify y Bolt y los particulares que presten este servicio deberán circular con coches de al menos 4,9 metros de largo y distintivos 0 y ECO. Si no se cumplen ambos requisitos, los conductores no podrán operar en Barcelona ni en su área metropolitana. Además, se conservan las exigencias previas de reservar la carrera con 15 minutos de antelación y la prohibición de estacionamiento en la vía pública, a la vez que se introduce un régimen sancionador.

"Casi imposible" cumplir el decreto

Más allá del endurecimiento de la normativa --que dificulta el mantenimiento de esta actividad y frena su expansión en la comunidad, tal y como constató la Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO)--, los interlocutores consultados aseguran que resulta "casi imposible" hacerse con un auto de las características exigidas por la Generalitat.

"En el mercado hay muy pocos modelos que reúnan a la vez tanto la longitud requerida como los certificados ecológicos. Además, los plazos de entrega superan la fecha del 30 de septiembre", señala un conocedor del sector. El problema estriba en que la actualización de las flotas de automóviles no pasa por comprar unas pocas unidades, sino en adquirir decenas de modelos a la vez y en un tiempo récord antes de la entrada en vigor del decreto.

Imagen de un vehículo de un operador de VTC en Barcelona / Cedida
Imagen de un vehículo de un operador de VTC en Barcelona / CEDIDA

Crisis de suministros

Consultada por Crónica Global, la patronal automovilística ANFAC afirma que "la condición de que un vehículo para ofrecer el servicio de VTC deba tener más de 4,9 metros limita el número de modelos que ofrecen los fabricantes de automóviles". "Los modelos que superan estas medidas son o grandes berlinas de marcas premium o furgonetas de nueve pasajeros", ha añadido un portavoz de la organización. Se trata de modelos como el híbrido Renault Trafic, el DS9 de Citroen y el Ford Transit Custom.

"En cuanto al plazo de entrega de un vehículo dependerá de la planificación de producción de cada marca que, hoy por hoy, continúa condicionada por la falta de suministro de chips y semiconductores, además de los problemas que sigue provocando en Europa la guerra en Ucrania", ha añadido la patronal.

1.455 licencias amenazadas

Actualmente, Cataluña cuenta con unos 4.000 permisos de VTC, aunque solo entre 2.500 y 3.000 tienen autorización para operar y coche asociado. La operativa real del sector es aún menor: según el último recuento oficial, tan solo 1.455 vehículos prestan de forma diaria su servicio en la comunidad. Esta cifra contrasta con los cerca de 12.300 licencias de taxi vigentes en el territorio, de las cuales 10.500 se encuentran en Barcelona.

Son este millar y medio de vehículos los que ahora deberán pasar el nuevo filtro del decreto. Uber, Cabify y Bolt han asegurado que resistirán en la capital catalana pese al nuevo marco jurídico, a la vez que han elevado sus quejas a la Comisión Europea. Por su parte, el Instituto Metropolitano del Taxi (Imet) ya ha advertido que llevará a cabo una dura inspección antes de que concluya el año para la concesión de licencias de VTC.