Menú Buscar
El Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea evalúa las hipotecas multidivisa

La justicia europea considera las hipotecas multidivisa no aptas para el gran público

Un tribunal considera que son abusivas ya que el cliente desconocía el riesgo que asumía con la firma del préstamo

4 min

El drama que viven cerca de 70.000 familias españolas que suscribieron hipotecas a pagar en divisas, yenes o francos suizos, y no en euros, y que les está ocasionando estragos financieros por la caída de la moneda europea, puede estar a punto determinar. El Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea acaba de dictaminar que esas hipotecas multidivisa no son productos de crédito de uso común en el mercado financiero destinados al gran público, sino productos financieros complejos destinados a clientes con un alto nivel de información sobre sus potenciales riesgos.

La sentencia del tribunal europeo señala que si los clientes que suscribieron esas hipotecas no recibieron esa información detallada sobre la complejidad del producto y sus riesgos, pueden ser consideradas hipotecas abusivas, lo que abre la puerta a su posible anulación.

Distintos tipos de hipotecas

El tribunal europeo señala en una reciente sentencia que hay dos tipos de hipotecas multidivisa. Unas se contratan en una divisa concreta y los pagos mensuales se hacen en esa divisa. Sobre ellas no hay conflicto alguno ni hay que tomar precauciones de ninguna clase. Otras se contratan en una divisa, pero el pago mensual de la hipoteca se hace en euros, y es el tipo más abundante en España.

El pago de la cuota mensual se recalcula a diario según la fluctuación de la moneda elegida, lo que, en opinión del tribunal, obliga a tener conocimientos sobre los riesgos de la evolución del mercado de divisas. El tribunal europeo dice textualmente sobre el cliente que contrate estas hipotecas: "Deberá estar claramente informado de que, al suscribir un contrato de préstamo en una divisa extranjera, se expone a un riesgo de tipo de cambio que le será, eventualmente, difícil de asumir desde un punto de vista económico en caso de devaluación de la moneda en la que percibe sus ingresos".

Si no se ha recibido información detallada sobre estos riesgos, las condiciones de contratación de estas hipotecas multidivisa puede ser consideradas abusivas.

La inmensa mayoría de los que firmaron hipotecas multidivisa ignoraban por completo no sólo cómo funciona el mercado de divisas, sino que no eran conscientes de que el capital del préstamo concedido también se recalculaba a diario, según la fluctuación de la divisa contratada. Con el euro a la baja eso ha significado que a pesar de llevar años pagando las cuotas mensuales el capital prestado no se reducía, sino que aumentaba mes a mes. En 2015, cuando el Banco Nacional de Suiza dejó de controlar el cambio del franco suizo, su cotización frente al euro subió cerca del 20% y en ese mismo porcentaje aumentaron de forma automática los pagos mensuales de las hipotecas contratadas en francos suizos y el capital prestado.

La sentencia abre la puerta de las reclamaciones

La sentencia del Tribunal de la Unión Europa abre nuevas vías a las reclamaciones ante los tribunales locales por parte de los afectados. En España hay miles de casos en vía judicial. El Tribunal Supremo ha seguido hasta ahora en la línea que ha marcado la reciente sentencia del Tribunal de la UE, que los bancos deben informar con detalle de los riesgos de estas hipotecas.

Ahora, el Tribunal Supremo debe decidir sobre la cuestión trascendental, si hay que devolver a los afectados lo pagado de más por las condiciones de unas hipotecas abusivas. La decisión estaba a punto de tomarse cuando se ha producido el fallo del tribunal europeo, lo que va a retrasar la decisión del Supremo hasta octubre.