Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jaume Giró, consejero de Economía, presenta los presupuestos de 2022 en el Parlament / EUROPA PRESS

Patronales y sindicatos rechazan la propuesta fiscal de los presupuestos

CCOO y UGT abogan por la revisión de impuestos como IRPF y Sucesiones, mientras Foment quiere suspender la entrada en vigor de la fiscalidad verde y eliminar Patrimonio

6 min

El capítulo fiscal de los presupuestos autonómicos de 2022 no ha contentado ni a sindicatos ni a patronales. El borrador presentado ayer por el consejero de EconomíaJaume Giró, no incluye alzas sobre los impuestos propios y cedidos, pero tampoco explora una reducción de la carga impositiva sobre empresas y particulares.

Una solución intermedia que choca con las aspiraciones de los agentes sociales. Aunque Foment del Treball celebra la congelación tributaria, fuentes de la organización empresarial reprochan al Govern que no prevea una disminución sobre algunos tipos e incluso la suspensión temporal de determinadas figuras. Por contra, tanto UGT como CCOO esperaban una reforma fiscal a fondo en las cuentas públicas del próximo año.

UGT y CCOO, descontentos

Ninguna de las centrales sindicales se muestra satisfecha con el ejercicio de equilibrismo fiscal de los presupuestos "Para realizar un gran gasto, tal y como ha presentado el Govern, se requiere tener suficientes tributos. No hemos visto ninguna medida de fiscalidad que contribuya a una distribución más equitativa de la riqueza para corregir situaciones de desigualdad", expresa Núria Gilgado, secretaria de política sindical de UGT.

Un juicio equivalente expresa el secretario general de CCOOJavier Pacheco. "Se ha renunciado a incrementar recursos propios", sentencia. Las revisiones sobre Patrimonio, Sucesiones e IRPF forman parte de la hoja de ruta de las organizaciones de trabajadores, que achacan al Ejecutivo catalán que no haya entrado en retocar estos gravámenes para sostener el récord del gasto público, que se eleva hasta los 38.138 millones descontando el pago de la deuda.

Incremento en la recaudación

En cualquier caso, el aumento de la recaudación sí genera consenso entre los agentes sociales. Pese a los problemas de suministro y las dificultades logísticas experimentadas por las empresas, los portavoces consultados consideran que la salida de la crisis sanitaria dará lugar sí o sí a una recuperación económica que inyectará más recursos en las arcas públicas.

"Hay una expectativa optimista por parte del mundo empresarial", expresa Salvador Guillermo, secretario general adjunto de Foment. Una coyuntura que justifica el impacto positivo sobre la recaudación previsto por el Govern. Así, Sucesiones pasaría de 473 millones de 2020 a 643 millones el próximo año, lo que supone una subida del 35,95%. También se incrementaría notablemente Transmisiones Patrimoniales (de 1.575 millones a 1.815 millones, un 15,2%) y el impuesto de Actos Jurídicos Documentales (de 658 millones a 679 millones, un alza de un 3,2%). En total, tanto en impuestos propios como cedidos se prevé un crecimiento del 14,4% en la recaudación.

Foment pide bajar impuestos

Pero que los recursos aumenten debería conllevar, según la patronal, una disminución de la carga impositiva en la comunidad. Guillermo recuerda que los impuestos propios han crecido con respecto al presupuesto de 2020 un 14,4%. Aquí se incluyen figuras como el impuesto de CO2 y el de instalaciones que afecten al medio ambiente, con los que la Generalitat prevé recaudar 770 millones y 455 millones de euros, respectivamente. Foment propone suspender su aplicación este 2022.

Además, la organización también instala a la eliminación de Patrimonio, un impuesto que "no existe en el resto de países europeos". Aunque no todo son críticas: Foment valora positivamente que se haya doblado la partida destinada a inversión, que pasa de 2.000 millones a 4.000 millones de euros. "Es importante para acelerar el procés de transformación productiva que debe llevarse a cabo gracias a los fondos Next Generation", asevera Guillermo.

La letra pequeña

En los próximos días, Giró se reunirá con CCOO, UGT y Foment para exponerles el detalle de los presupuestos --ayer ya se adelantó al encontrarse con Pimec coincidiendo con el comité ejecutivo de la patronal--. Los sindicatos quieren conocer el reparto final del aumento del gasto en partidas como Educación y Salud. Pese al incremento anunciado por Economía, las centrales indican que no es suficiente para revertir la década de recortes posterior a la crisis de 2008 y ponen énfasis en cuestiones concretas como la atención primaria, la formación profesional (FP) o las políticas industriales.

La contraparte empresarial lamenta que el borrador apenas destine el 0,2% de su dotación a las políticas de desarrollo empresariales y de industria. La letra pequeña de los presupuestos, su concreción capítulo a capítulo y su calendario de ejecución, serán claves para convencer a los agentes sociales sobre los números del Govern.