Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mario Draghi, primer ministro de Italia / EP

El Reino Unido e Italia protegen el pago con efectivo de sus ciudadanos

Los dos países legislan para que el dinero en metálico se pueda garantizar a medio y largo plazo al entenderlo como un mecanismo “inclusivo”

3 min

Pese a los proyectos de que se sustituya el dinero en efectivo por el pago con tarjeta, el gobierno del Reino Unido y el de Italia preparan una legislación proteccionista para garantizar el pago con efectivo de sus ciudadanos. En el caso del Reino Unido la nueva ley busca garantizar tanto el acceso a este método de pago como promover que la infraestructura para el dinero en efectivo en el país sea sostenible a largo plazo. De hecho, el ejecutivo británico ya aprobó la ley de Servicios Financieros en 2021 que iba en esa dirección.

El movimiento se ha producido también en Italia, con el gobierno de Mario Draghi. El anterior ejecutivo, de Giuseppe Conte, pretendía acostumbrar, con el conocido ‘plan casback’, a pagar con tarjeta. En el plan se incluía el sistema mediante el cual los italianos podrían reembolsarse el 10% de sus compras con tarjeta en establecimientos hasta un máximo de 150 euros. Sin embargo, Draghi ha frenado el plan, que había entrado en vigor el pasado mes de enero, con el argumento de que la medida tiene un carácter regresivo y que no beneficia a las clases sociales menos acostumbradas a pagar con tarjeta, sino que favorece a los más ricos.

Aval del Banco Central Europeo

El pago en efectivo sigue siendo la fórmula preferida también en España, tanto en términos de volumen de transacciones como en valor monetario. El efectivo llega al 80% de las transacciones comerciales y es adoptado por el 53% de los ciudadanos, según los datos del Banco de España, informa Servimedia.

Las decisiones de los gobiernos británico e italiano van en línea con lo que defiende Europa. El Banco Central Europeo, en sus planes de desarrollo del euro digital, señala que el efectivo es de enorme importancia para la inclusión social y el acceso a los servicios básicos y reclama una legislación que armonice la aceptación del efectivo a nivel europeo. Y también el Consejo Económico y Social de Europa ha aprobado por unanimidad la petición de que se preserve el acceso al efectivo y se garantice su aceptación para el pago en todo el territorio de la Unión Europea.