Menú Buscar
El club para adultos Paradise, situado cerca de La Jonquera, frontera cortada por el independentismo / CG

Gatillazo en la ciudad del sexo de La Jonquera por el bloqueo 'indepe'

Los prostíbulos del paso fronterizo entre España y Francia se anotan una jornada 'en blanco' por el salvaje corte de tráfico independentista

12.11.2019 00:00 h.
5 min

Gatillazo en la ciudad del sexo. El bloqueo independentista del paso fronterizo de La Jonquera (Girona) ayer lunes provocó una auténtica noche en blanco en los 16 macroburdeles y prostíbulos que operan en la zona. Los locales, habitualmente muy transitados, cerraron un día y una noche a cero, algo nada habitual en este edén del placer de pago del sur de Europa.

Así lo explicó una de las responsables de Paradise, que presume de ser el mayor club para adultos del continente. "Mira, abrimos diariamente a las 17:00 horas y desde esa hora no hay nadie. Esto está vacío", explicó la madame. Según la gerente, el sabotaje del punto fronterizo de la AP-7 --que provocó colas en otras vías como la N-II-- causó que "la mitad de la plantilla no consiguiera llegar a trabajar". ¿Cuánta gente es eso? "De unas 30 personas que mantienen vivo el club un lunes por la tarde, un día flojo, han venido la mitad. Las otras no pudieron llegar por los atascos", lamentó la misma fuente. "No han venido ni los habituales del lunes", admitieron desde Paradise con respecto a los clientes.

"Que vengan los que están atrapados"

Más esperanzados se mostraban desde el Club Ladys Dallas, situado en tierra de nadie junto a la N-II en Agullana (Girona). "¿Cómo llevamos el corte? Fatal. No ha venido ni un alma. Pero esperemos que los camioneros y transportistas que se han quedado tirados en arcenes y párquines vengan a tomar una copa. Porque de lo contrario perderemos la caja de todo el día", lamentó una empleada del restaurante Can Romera, que está ubicado dentro de este complejo de sexo de pago. "Habitualmente aquí trabaja mucha gente. No son solo las chicas, es la gente de barra, de mantenimiento o del restaurante. Y si no vienen ellos ni los clientes perderemos un lunes, que se trabaja poco, pero algo se hace", agregó.

prostibulo la jonquera
Love Club, una de las 'catedrales de la prostitución' de La Jonquera / CG

¿El bloqueo de Tsunami Democràtic provocó un inédito cierre de los infames prostíbulos del lugar? "No, aquí se trabaja siempre. Aquí no cerramos", dejaron claro desde Ladys Dallas. También permanecía abierta La Paloma Blanca, en Sant Julià de Ramis (Girona). "Hemos visto que está La Jonquera cortada, pero no la carretera de Girona. Así que abrimos porque si no, aquí nos jodemos los mismos", explicó su dueño. En plena operación estaba también La Maison de Rosi, en Figueres. "Tengo a cuatro chicas y las cuatro mano sobre mano, sin trabajar. Aquí viene mucho francés, y con el atasco han dejado de acudir", explicó su madame. "Los que han conseguido pasar hacia España iban a toda prisa y no tenían tiempo de parar. Los que conducían hacia Francia, han buscado otras rutas. Que acabe esto ya o saldremos todos perjudicados", añadió la empresaria que regenta el establecimiento.

Sexo de pago en la frontera

Cabe recordar que Tsunami cortó la circulación la madrugada del lunes cerca de la antigua aduana que enlaza la AP-7 española y la A-9 francesa. Permanecieron allí toda la jornada del lunes atrincherados con un escenario, barricadas montadas con troncos y las medianas de hormigón desmontadas y señales temporales de tráfico. Por la noche, los independentistas, que estuvieron apoyados por los CDR, acamparon en pleno asfalto, impidiendo siempre la circulación de automóviles y camiones.

Precisamente, los 20.000 vehículos pesados que pasan diariamente por este punto fronterizo son uno de los segmentos de mercado que exploran las catedrales del sexo de La Jonquera. Ninguna de ellas está en el municipio, sino que se situan estratégicamente en la conurbación, cerca de vías como la N-II. Estos locales también están enfocados al público francés. Ninguno de los dos tipos de clientela pudo llegar ayer a los polémicos establecimientos por el corte salvaje de la autopista.