Menú Buscar
Joaquim Gay de Montellà (Foment); Josep González (Pimec); María Helena de Felipe (Fepime); Javier Pacheco (CCOO de Cataluña); y Camil Ros (UGT de Cataluña), las patronales y sindicatos que intentan sobrevivir a la parálisis política de Cataluña / CG

Patronales y sindicatos intentan sobrevivir a la parálisis política de Cataluña

Las organizaciones tiran adelante la negociación colectiva en un ejercicio especialmente interesante en lo laboral

4 min

La política está paralizada en Cataluña, pero patronales y sindicatos se han puesto manos a la obra para que no pase lo mismo en lo laboral. En el ejercicio que acaba de empezar se deberán abordar el 50% de los convenios colectivos que están activos en el territorio.

Fuentes sindicales detallan que se negocian la renovación de grandes acuerdos laborales como los del metal de Barcelona, Tarragona y Girona --pactos marco para las empresas que se dotan de uno propio--; el agropecuario y el de pastelería de Barcelona y Tarragona. Además, CCOO y UGT de Cataluña negocian al entorno del 30% de la representación sindical de las mesas de los macroconvenios estatales del textil, la química y la industria cárnica.

Autonomía y reconocimiento de las partes

Una de las mesas de negociación que ya está en marcha es la del metal de Barcelona. Los sindicatos reconocen que en esta ocasión las patronales han intentado minimizar sus pugnas internas --la batalla por la representatividad que enfrenta a Foment del Treball, Pimec y el Gobierno catalán--, han avanzado en el reconocimiento de las partes y han empezado a definir un calendario de debate, cuestión que se abordará en la segunda quincena de este mes.

Las patronales consultadas recuerdan que se dispone de “autonomía de las partes”, hecho que permite desarrollar la negociación sin ninguna intervención de la Generalitat. Señalan que su papel se limita exclusivamente al de ratificar los pactos que se esperan abordar en los próximos meses, hecho que les hace prescindibles en el debate.

Renovación del AIC

Tampoco interceden en el Acuerdo Interprofesional de Cataluña (AIC), el eje básico de las relaciones sociolaborales en el territorio. Se abrió el melón de su renovación a principios de diciembre en un gesto de retorno de la normalidad tras un trimestre marcado por el proceso independentista en Cataluña y sus consecuencias en la actividad empresarial.

En el último mes ha arrancado la negociación de los cinco ámbitos de debate. Cómo modernizar las instituciones básicas del ámbito de la concertación social, especialmente el Tribunal Laboral de Cataluña; abordar y poner límites a las subcontrataciones, externalizaciones y empresas multiservicios; definir la flexibilidad laboral y la conciliación; actualizar los factores de modernización de las empresas (innovación); y profundizar en la igualdad en todas sus dimensiones, en género y en el trabajo con colectivos que presentan necesidades especiales.

Importancia de los convenios

Los integrantes explican que se han notado más las vacaciones de Navidad en el freno del diálogo que la celebración de las elecciones del 21 de diciembre. Otro gesto para “ayudar a la estabilidad”, según las fuentes consultadas.

Todas ellas reconocen que el debate laboral no se puede aislar completamente de la situación política en Cataluña, pero su objetivo es evitar que también se paralice la negociación colectiva. Remarcan la importancia de los convenios en definir las relaciones laborales en un momento como el actual, en el que el debate sobre la precarización y los efectos limitados de la recuperación económica están en la calle.