Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de circulación en la C-32 durante la operación retorno de verano / SCT

La operación retorno se ceba con la AP-7, la C-32 y las Rondas

El desplazamiento masivo de final de verano provoca retenciones intermitentes en las vías rápidas y en los accesos a Barcelona

3 min

La operación retorno de verano se ha saldado con mucha presión de vehículos en las autopistas C-32 y AP-7 y hasta las Rondas de Barcelona, El desplazamiento masivo de vehículos por el fin de las vacaciones de estío y el inicio del curso escolar ha provocado retenciones intermitentes en estas vías, aunque sin graves problemas. 

operacion retorno verano
La operación retorno ha provocado atascos en las Rondas / SCT

Según el Servei Català de Trànsit (SCT), los principales problemas se han producido en la AP-7 en distintos puntos. Por la tarde, por ejemplo, se han formado ocho kilómetros de colas entre la Granada y San Sadurní d'Anoia en dirección Barcelona, y después, otros 11 entre Sant Sadurní y Martorell. En La Roca del Vallès también ha habido embotellamientos, aunque de menor intensidad. 

Las Rondas, afectadas

Las dificultades para circular por la red viaria han llegado a las puertas de Barcelona. La C-58 y la Ronda Litoral se han visto afectada por kilómetros de colas por, por un lado, un accidente, y por el otro, por la intensidad circulatoria. 

A su vez, en la C-32 norte también se han visto algunas colas, aunque de menor importancia. Globalmente, la jornada había arrancado con accidentes dispersos en las vías, aunque ninguno de severidad. 

El 75%, en casa

Por la tarde, el Servei Català de Trànsit ha informado de que hasta las 20:00 horas habían llegado a Barcelona y su área metropolitana el 76,5% de los vehículos que se esperaba que regresaran. Han sido un total de 180.236. 

Cabe recordar que el ente que dirige Ramon Lamiel espera que hasta 236.000 automóviles lleguen a la Ciudad Condal y su conurbación hasta la medianoche del lunes. 

Debate sobre la gestión viaria

La operación retorno de verano ha puesto a prueba la red viaria catalana cuando se está a punto de cumplir un año --ocurrirá eñ 31 de agosto-- que se levantaron las barreras d los peajes de la AP-7, A-2 y C-32 norte. 

El final de la concesión ha provocado un importante aumento del tráfico en las vías, sobre todo de vehículos pesados. Precisamente, para ayer y hoy, Trànsit había impuesto duras restricciones a la circulación de camiones, como la prohibición de adelantar, la obligación de circular a 80 kilómetros por hora como máximo y de transitar por el carril derecho.