Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties / EUROPA PRESS

Merlin sigue a Colonial y convertirá en ‘verde’ sus bonos por 4.000 millones

La socimi que dirige Ismael Clemente revisará hasta siete emisiones vivas registradas en Luxemburgo, con vencimientos hasta 2034

3 min

Merlin Properties ha iniciado los trámites para transformar la totalidad de las emisiones de deuda vivas que tiene actualmente en circulación en bonos verdes, y sigue así el camino marcado por la otra gran socimi de la bolsa española, Inmobiliaria Colonial. El saldo de esta deuda es de aproximadamente 4.000 millones de euros.

La compañía realizará esta transición con la asignación, con carácter retroactivos, de activos verdes elegibles a los tenedores de las siete emisiones de deuda que en este momento tiene vivas y registradas en la Bolsa de Luxemburgo, con diferentes vencimientos que van desde 2023 hasta 2034. 

Optimizar el coste

Con este movimiento, la compañía que dirige uno de sus fundadores y actual consejero delegado, Ismael Clemente, pretende optimizar el coste de su deuda y adelantarse así a los incrementos que llegarán con las próximas subidas de los tipos de interés. 

Al mismo tiempo, avanzará en su estrategia de sostenibilidad, con el objetivo marcado de ser una compañía neutra en carbono en el horizonte del año 2030.

Nuevas emisiones, en verde

A partir de este lunes, Merlin llevará a cabo los diferentes anuncios correspondientes a las emisiones, cuyos tenedores tendrán hasta el próximo 16 de mayo para conceder su autorización, un plazo que podría extenderse hasta finales de mes en el caso de la convocatoria de una junta en este periodo.

También como en el caso de Colonial, la estrategia se extenderá a las potenciales nuevas emisiones, de modo que a partir de ahora Merlin tan sólo se financiará a través de bonos verdes.

De nuevo, Credit Agricole 

Para este proceso, la socimi contará con el asesoramiento de Credit Agricole, que también se ha encargado de tutelar el proceso llevado a cabo por su competidor, del que además es accionista de referencia.

En el caso de éste, el saldo vivo de las emisiones que se transformaron en deuda sostenible asciende a unos 4.600 millones de euros. La compañía aspiraba a mejorar el coste de su financiación por esta vía en unos 14 puntos básicos. 

Recientemente, Merlin anunció al mercado su estrategia de sostenibilidad, cuyos principales pilares consisten en reducir un 85% su operativa que implique emisiones de gases contaminantes, minimizar la huella de carbono en el desarrollo y rehabilitación de sus oficinas e incrementar el empleo de energías renovables.