Menú Buscar
Luca de Meo, expresidente de Seat, en una imagen de archivo / EP

Luca de Meo dimite como presidente de Seat

La compañía ya daba por seguro la salida del ejecutivo para 'fichar' por Renault y pondrá al frente a Carsten Isensee, actual vicepresidente

3 min

El hasta ahora presidente de Seat, Luca de Meo, ha dejado su cargo al frente de la firma automovilística, según ha confirmado este martes la propia compañía en un comunicado. La marcha del ejecutivo se ha producido a petición propia y de mutuo acuerdo con el Grupo Volkswagen, después de que en el último mes se haya hecho patente el interés de Renault en fichar al italiano.

La presidencia de Seat será ocupada de forma interina por el actual vicepresidente de la compañía, Carsten Isensee. A pesar de que los cambios tendrán efecto inmediato, la firma ha detallado que De Meo "seguirá formando parte del Grupo hasta nuevo aviso".

Marcha a Renault

Desde el pasado diciembre se especulaba con la más que posible salida de De Meo para asumir el puesto de consejero delegado en Renault. De hecho, el pasado 10 de diciembre tuvo lugar una reunión del consejo de administración de la firma francesa para hacer seguimiento del proceso de elección de un nuevo CEO, entre los que se enconrtraba el ya expresidente de Seat.

La llegada de De Meo a Renault, más que previsible aunque todavía no oficial, es producto del efecto dominó que produjo en su momento la detención Carlos Ghosn, expresidente de la alianza Renault – Nissan – Mitsubishi. La destitución de este --huído la semana pasada a Líbano-- generó una reestructuración en la cúpula de la automovilística francesa. Entre los cambios figura la marcha del máximo responsable de ingenieria y miembro del comité ejecutivo de Renault, Gaspar Gascón, que se ha producido este mismo martes.

Capataz de la renovación de Seat

De Meo, 52 años, alcanzó la presidencia de Seat en noviembre de 2015. Desde entonces ha sido el capataz de la renovación de la compañía hasta lograr que la marca cerrara el año 2018 con un beneficio de 300 millones y una facturación de 1.000 millones, los mejores datos de su historia.

El italiano, que el pasado noviembre recibió la Medalla de Honor de Empresario del Año de Foment del Treball, alertó de que la estabilidad política en Cataluña era vital para sostener el futuro de Seat, tras advertir de que los disturbios que se produjeron tras la sentencia del Tribunal Supremo  “no ayuda a los diferentes inversores a facilitar la idea de que hay que apostar”.

Destacadas en Business