Menú Buscar
gala pin carga hermanos bordas grupo costa este opium bling bling

Gala Pin carga contra los Bordas y los vincula al acoso a vecinos

La concejal de Ciutat Vella insinúa que los dueños de Opium, Bling Bling y Nuba "quieren comprar Barcelona a golpe de talonario"

20.02.2017 10:09 h.
3 min

Andanada de Gala Pin contra los Bordas, los reyes de la noche de Barcelona. La concejal responsable de Ciutat Vella ha criticado las intenciones de los dos hermanos y los ha vinculado al mobbing vecinal que, según ella, sufrirían los vecinos de los números 15 y 17 de Las Ramblas de Barcelona. La edil de Participación recuerda a los dueños del Grupo Costa Este que los locales de ambos inmuebles "no les permiten hacer una discoteca", justo lo que pretenden los conocidos directivos.

"En realidad, el problema radica en una trampa inicial: pretender hacer una discoteca sin tener la licencia para ello (y sin que pareciera importar si la tenían o no)", ha indicado Pin en una larga publicación de Facebook en la que aporta su versión del litigio.

La disputa se centra en la voluntad de los dueños de Opium Mar, Bling Bling, Nuba o Pachá Barcelona de abrir un local de ocio en las dos edificaciones.

Acoso a vecinos

Ello, según la concejal de BComú, no es lo más grave del conflicto. La electa sostiene que personas cercanas al proyecto --sin señalar a Ramon y Javier Bordas directamente-- estarían presionando a los pocos vecinos que viven en una de las fincas para que evacúen.

"Varios vecinos y entidades de la zona afirman que a las personas que viven justo encima les han ofrecido un cheque en blanco 'poned vosotros la cantidad' para comprar las viviendas y hacer oficinas", ha denunciado.

"Algunos de esos vecinos --ha continuado-- nos explicaban que 'la última era que los propietarios del local le han dicho a los vecinos que el Ayuntamiento lo que quiere que vaya ahí es una casa de putas y que tienen una oferta de un grupo serbio para comprar los locales, que por eso es mejor que acepten y den conformidad a que haya una discoteca".

"Comprar la ciudad"

Tras dejar claro que las obras del número 15 están paradas, y que el número 17 está abierto, aunque sin operar como discoteca por falta de licencia, Pin ha alertado contra lo que ella ve un intento de depredar Las Ramblas.

"Tal vez suene a klingon, pero me parece increíble que haya gente que piense que a golpe de talonario podrá determinar una zona de la ciudad", ha aseverado.

Bajo el punto de vista de la exactivista vecinal, "recuperar la Rambla también es evitar el 'todo vale'.

Comentar
Antoni Ferret 20/02/2017 - 20:11h
Molt bé, que es protegeixi els veïns i veïners. Aquesta és precisament la tasca d'un ajuntament.
¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información