Menú Buscar
La creciente deuda de Dia, camino de 1.500 millones, siembra de dudas a Mikhail Fridman

Fridman se topa con la deuda de Dia: vencen 485 millones, lo que vale la empresa

El grupo de supermercados afronta el vencimiento, a nueve meses vista, de una emisión de bonos por 300 millones y de varios préstamos bancarios por 180

24.10.2018 00:00 h.
6 min

El empresario ruso Mikhail Fridman ha empezado a ver las orejas al lobo una vez que sus tres hombres de confianza en el consejo de Dia --el ya primer ejecutivo Stephan DuCharme, Karl-Heinz Holland y el recién llegado, el brasileño Sergio Ferreira Dias-- le han informado de la delicada situación financiera heredada del equipo que, hasta finales de agosto, dirigió Ricardo Currás.

De momento, y a la vista de cómo evoluciona el negocio, el equipo que ahora dirige DuCharme se ha visto obligado a reconocer que el Ebitda en 2018 sufrirá un severo batacazo, desde los 569 del pasado ejercicio a una horquilla de entre 350 y 400 millones. Y que podría incluso ser inferior cuando, el próximo martes, se presenten los resultados y se contabilice el efecto de la norma contable IAS 29 para economías hiperinflacionarias, como sucede en Argentina.

Solo aflora la punta del iceberg

También se ha reconocido un impacto patrimonial negativo de 56 millones por ajustes en España, con facturas pendientes de recibir de proveedores por un importe inferior al previsto, que obligará a reformular  las cuentas de 2017 con un recorte del beneficio en 20 millones, para dejarlo en 90.

Es solo la punta del iceberg de una situación financiera amenazante, ya que al recorte del Ebitda se une un creciente aumento de la deuda financiera, motivada en buena medida por las inversiones acometidas en España para reformar miles de locales, con el cambio de imagen requerido en algunos para la puesta en marcha de los ‘Dia & Go’, las nuevas tiendas que buscan atraer a un público más joven.

La deuda creció un 14% entre enero y junio

Dia, que acabó 2017 con una deuda financiera de 1.231 millones de euros, la aumentaba un 14% entre enero y junio, hasta superar los 1.400 millones, y todo apunta a que podría rebasar los 1.500 millones al cierre del presente ejercicio.

Un apalancamiento que, unido al reconocimiento por parte de la empresa de la drástica reducción del Ebitda, hacía saltar todas las alertas por parte de las dos agencias que califican la deuda de Dia (Moody’s y S&P) ante la evidencia de que la ratio de 3,5 veces de deuda/Ebitda saltaría por los aires, con lo que las garantías de los acreedores serían mayores.

'Bono basura' con vencimientos a la vista

"Prevemos un deterioro significativo de las métricas crediticias de Dia, con una deuda ajustada sobre ebitda de aproximadamente 4,6 veces para 2018", afirma S&P en su informe del pasado viernes, en el que degradaba la deuda de Dia a ‘bono basura’.

La ruptura de esa cobertura llega en un momento complicado. Dia afronta, a nueve meses vista, el vencimiento de 485 millones de euros, prácticamente lo que vale la empresa estos días, cotizando en poco más de 0,7 euros por acción.

100 millones a devolver en febrero de 2019

En julio de 2019, tendrá que devolver una emisión de bonos, de 300 millones de euros más intereses del 1,5%. Y, antes, en febrero de 2019, vence un préstamo de 101 millones.

Además de estas dos grandes amortizaciones de deuda, antes de que finalice 2019 Dia deberá hacer frente al vencimiento de un préstamo bancario de 66 millones de su filial brasileña, otros 2 de la actividad en Argentina y dos más del grupo El Árbol. También 536.000 euros procedentes de varios préstamos hipotecarios asumidos por ‘Beauty by Dia’.

Dos sindicados de 525 millones

A partir de aquí, los bancos acreedores están a punto de llamar a las puertas de Dia para pedir más garantías por los 525 millones que suman sus dos préstamos sindicados, una vez superada esa ratio de 3,5 veces la deuda total sobre el Ebitda.

El primer sindicado, por importe de 225 millones, vence dentro de año y medio, en abril de 2020. Se firmaba en abril de 2015 y en marzo de 2017 se ejercitó la segunda y última extensión. El segundo, reducido desde los iniciales 400 a los actuales 300 millones tras la novación acometida en junio de 2017, Dia no lo tendrá que devolver hasta junio de 2022.

La rebaja de la calificación de deuda de Dia, por parte de Moody’s y S&P, ya ha empezado a dejarse sentir en los mercados, con reducciones cuantiosas del valor nominal de las tres emisiones de bonos que el grupo tiene en curso, por un importe conjunto de 900 millones, y que ahora andan por los 750 millones. También la rentabilidad disparada ha propiciado que las pérdidas potenciales sean ya próximas al 20%.

 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información