Menú Buscar
Terminal de estiba en un puerto español / EFE

Los estibadores, pendientes del PSOE y C’s para desconvocar la huelga

Los sindicatos esperan que ambos partidos reafirmen su compromiso a rechazar el decreto después del aplazamiento de la votación en el Congreso

3 min

Los estibadores pasan la pelota a los partidos políticos. El anuncio de que el decreto que reforma el sector no se votará en el pleno del Congreso de este jueves, sino que se retrasará al menos otra semana, no ha ido acompañado de una desconvocatoria de la huelga, de momento.

Están pendientes de que el PSOE y Ciudadanos, que anunciaron que votarían en contra de la ley aprobada por el Consejo de Ministros, se reafirmen en sus intenciones para la semana que viene. “Si se mantiene la lógica que ha imperado estas últimas semanas, es probable que no se ejerza el derecho a huelga al menos hasta el viernes que viene”, aseguran fuentes sindicales.

El PSOE y C’s, pendientes de la negociación colectiva

Por su parte, el PSOE y Ciudadanos condicionan su voto a cómo evolucione la negociación entre los sindicatos, liderados por el mayoritario, la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), y la patronal Anesco. Ambos han celebrado el aplazamiento de la votación, que el Gobierno se ha visto obligado a introducir ante la falta de apoyos parlamentarios –el decreto tiene que aprobarse en el Congreso por mayoría simple–.

De momento, trabajadores y patronal volverán a reunirse con el mediador que designó el Gobierno este miércoles en Madrid. El objetivo: avanzar en la negociación colectiva, aunque desde la Coordinadora han manifestado en varias ocasiones su voluntad de que el Ministerio de Fomento esté en la mesa.

Una “oportunidad de oro”

El ministro Íñigo de la Serna considera que los estibadores tienen tras el nuevo retraso del decreto una “oportunidad de oro” para demostrar su intención de llegar a un acuerdo. Cree que en esta semana de plazo se demostrará si lo que de verdad les interesa es mantener su empleo “y no su statu quo actual”.

La huelga, de momento, continúa convocada a partir del viernes, en días alternos, hasta el 26 de marzo. El Gobierno tiene hasta el jueves de aquella semana, el día 23, para llevar al Congreso el decreto. Si no se aprueba en este plazo, caducará.