Menú Buscar
Josep Piqué, Javier Vega de Seoane y Jesús Sainz (de izquierda a derecha), máximos representantes del Círculo de Empresarios / CG

El Círculo de Empresarios propone reducir el impuesto de sociedades y simplificar el IVA

La entidad ha presentado sus propuestas sobre reforma fiscal, entre las que destaca la lucha contra el fraude y la economía sumergida

4 min

Un tipo único y más reducido en el impuesto de sociedades (en torno al 20%) y un IVA más simplicado, acorde con el esquema mayoritario de la UE, son dos de los ejes de la reforma fiscal que el Círculo de Empresarios ha propuesto hoy con la finalidad de impulsar la competitividad y el crecimiento. Asimismo, este lobby insta a las administraciones a intensificar la lucha contra el fraude y la economía sumergida.

El Círculo de Empresarios ha presentado hoy el informe Un sistema fiscal para crecer en un entorno global, en el que sugiere una reforma tributaria que cumpla la doble finalidad de “garantizar la financiación y sostenibilidad del Estado de bienestar e impulsar el dinamismo y competitividad de la economía española”.

En la presentación de este documento han participado el presidente del Círculo, Javier Vega de Seoane, y el vicepresidente y presidente de su comité de economía y presupuestos, Josep Piqué.

El Círculo considera que las reformas fiscales de 2014 y 2015 “no se han traducido en avances significativos en términos de recaudación y competitividad de nuestro sistema tributario. “España destaca --según señala el documento-- por presentar de manera estructural unos ingresos inferiores a la media de la Unión Europea en porcentaje de PIB en las cuatro principales figuras tributarias, siendo el Impuesto de Sociedades el único que presenta una recaudación similar, a pesar de tener tipos impositivos superiores o en la media de los países de nuestro entorno”.

La primera recomendación del Círculo es que las medidas fiscales que se adopten sean consensuadas y con visión de largo plazo, sin que supongan la creación de nuevos tributos ni la subida de los ya existentes, con el objetivo de aumentar la efectividad en la recaudación tributaria y situar los ingresos públicos en torno al 40% de PIB en 2020”.

Más acorde con la UE

Se proponen reformas que logren esos objetivos al tiempo que “afiancen el crecimiento económico y la creación de empleo estable y de calidad, y garanticen la protección y la cohesión social”. Para el Impuesto de Sociedades se propone un tipo único y más reducido, en torno al 20%, con un esquema de beneficios fiscales equiparable a los países más competitivos de la UE. En el IVA, y siguiendo también el esquema mayoritario de la UE, “simplificar su diseño y reasignar los bienes sujetos al tipo general y reducido”. En cuanto a las cotizaciones a la Seguridad Social: reducir la carga sobre el empleador y avanzar hacia un esquema contributivo de reparto más equilibrado que garantice suficiencia y sostenibilidad del sistema de pensiones.

Respecto al IRPF se propone “equiparar los tipos marginales a la media de la OCDE o de la Eurozona”. Otras recomendaciones apuntan a intensificar la lucha contra el fraude y la economía sumergida, reordenar las potestades tributarias de Estado, comunidades autónomas y entidades locales, simplificar el sistema tributario español suprimiendo tributos y mediante leyes más sencillas y reglamentos más claros, reducir la presión fiscal indirecta que soportan las empresas y mejorar la eficiencia de la Administración Tributaria.