Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Repartidor de Deliveroo / EP

Deliveroo abandonará España el 29 de noviembre y dejará en la calle a 3.800 trabajadores

La plataforma de reparto a domicilio cesa todas sus actividades tras la aprobación de la ley 'rider'

3 min

Deliveroo ha anunciado que abandonará España el próximo 29 de noviembre. La compañía de reparto a domicilio cesará sus actividades tras la aprobación en agosto de la ley rider, que obliga a las plataformas digitales a dar de alta en la Seguridad Social a su flota de repartidores.

La espantada de la empresa dejará en la calle a cerca de 3.800 empleados, que recibirán un indemnización de 45 días de salario por año trabajado, con una cuantía mínima garantizada de 1.000 euros en caso de no alcanzar este importe. La Razón adelantó ayer que la plataforma ya ha cerrado un acuerdo por el despido colectivo de su plantilla.

Interés en otros mercados

En un comunicado, la compañía ha agradecido el "talento" de sus empleados a los que ha querido "dar las gracias por su compromiso con la empresa y por todo lo que han hecho" estos años en el mercado nacional, donde desembarcó en 2015.

Pese a ello, Deliveroo ha precisado que España representó menos del 2% del valor bruto de sus transacciones (GTV) en el primer semestre de 2021. La plataforma explicó en julio que prefiere centrar sus inversiones y recursos en los otros 11 mercados donde opera. De hecho, fuentes consultadas señalan que esta decisión se tomó mucho antes de las sentencias del Tribunal Supremo sobre los falsos autónomos y que precisamente el motivo real de la escapada es su escasa cuota de mercado.

Secuelas de la ley 'rider'

En cualquier caso, Deliveroo es la única plataforma de delivery que ha comunicado su salida de España tras la nueva normativa. Otras compañías como Just Eat se han abierto a pactar un convenio con sus trabajadores, mientras algunas como Glovo han optado por laboralizar solo una parte de sus repartidores.

Esta decisión ha soliviantado a los sindicatos. CCOO criticó recientemente las estrategias de la multinacional capitaneada por Oscar Pierre para escaquearse de la regulación introduciendo modificaciones en su algoritmo. Glovo solo se ha comprometido verbalmente a dar de alta a su flota, aunque esta promesa se ha implementado hasta ahora sobre unos 3.000 trabajadores, aproximadamente el 30% de su plantilla.