El gigante Vall Companys logra un beneficio récord de 107 millones

Este conglomerado agroalimentario fue uno de los primeros que huyó de Cataluña y lo hizo con la holding más las patrimoniales que lo controlan

Instalaciones industriales de Vall Companys en Lleida / CG
30.10.2018 00:00 h.
4 min

El grupo agroalimentario Vall Companys, uno de los mayores de Europa en su sector, consiguió el año pasado unas magnitudes económicas esplendorosas, que se condensan en el resultado más elevado de la historia. Los avances se produjeron gracias a los buenos ratios productivos, el control exhaustivo de los costes y los precios remuneradores registrados en las lonjas de ganado vivo y en el mercado cárnico.

A ello contribuyó además, la positiva evolución de la división porcina, la de mayor volumen del grupo, gracias a dos circunstancias. Una, el coste contenido de las primeras materias que integran el importe del pienso. Y otra, los precios satisfactorios de los derivados porcinos, gracias a una demanda mundial consistente. Es de destacar que China es el mayor productor mundial de cerdo y también el mayor importador, pues acapara casi la mitad de la demanda del orbe.

Exportaciones

Este haz de factores impulsó las ventas de Vall Companys hasta los 1.646 millones, con alza de un 10%. Las exportaciones, auténtico plato fuerte de la firma, ascendieron a 550 millones.

Por renglones de negocio, ocupa el primer puesto la producción de porcino, con 963 millones. Le siguen en importancia la carne avícola, con 303 millones, y la producción de harina, con 163 millones. El resto de los ingresos procede de ganado bovino, elaborados cárnicos, piensos, medicamentos para animales y laboratorios de inseminación.

Ganancias

En cuanto a los resultados consolidados, se encaraman a cifras máximas. El flujo de caja pasa de 130 a 161 millones. Y el beneficio neto final escala de 83 a 107 millones.

Otros relevantes guarismos de este coloso son el volumen de los activos, que se sitúan en 1.430 millones; los recursos propios, que suman 621 millones; y la tesorería líquida, que se cifra en 87 millones. En 2017 el grupo realizó inversiones industriales por importe de 51 millones. Vall Companys está formado por medio centenar de compañías.

VALL COMPANYS EN CIFRAS (en millones de euros)
Año Giro Beneficio Plantilla
2017 1.646 107 2.723
2016 1.501 83 2.564
2015 1.407 40 2.295
2014 1.350 73 2.200

Huida de Cataluña

Grupo Vall Companys estuvo liderado por José Vall Palou, hasta su fallecimiento en octubre de 2015. Pocos meses antes, había protagonizado una de las fugas empresariales más destacadas de Cataluña.

La sede social de la compañía holding del grupo, Inversions Fenec, se encontraba domiciliada en la Travessera de Gràcia, de Barcelona. En agosto del citado año, Vall Palou aportó el 100% de Fenec a una sociedad controlada íntegramente por él, titulada Invaes. Le particularidad de este movimiento, inocuo sobre el papel, residía en que Invaes estaba domiciliada en la calle Núñez de Balboa, de Madrid. Merced a ese trasiego, el gigante catalán pasó a convertirse en madrileño de pura cepa.

Las patrimoniales también se fugan

En octubre, José Vall Palou falleció a los 65 años tras una larga enfermedad. Sus tres hijos Josep, Meritxell y Oscar escindieron Invaes en tres partes y cada uno concentró su lote en una sociedad patrimonial. Josep, nuevo presidente del grupo, pasó su 33,34% a Cava Roure; Meritxell, vicepresidenta, colocó su lote, el 33,33%, en Noma 2015; y Oscar, vocal del consejo, su 33,33% en Spirit Capital.

Estas tres sociedades de cartera encierran la característica común de que también se hallan residenciadas en Madrid. En julio de 2015, pocos meses antes de su muerte, José Vall se autoadjudicó un dividendo de 48,5 millones. En 2016, los tres hijos se repartieron 9 millones. Y el año pasado, 30 millones, a razón de 10 millones cada uno.

¿Quiere hacer un comentario?