Menú Buscar
Entrada de las bodegas de Codorníu, la firma que controla el fondo estadounidense Carlyle y que apuesta por el comercio electrónico / EFE

El cava de Codorníu redobla su apuesta por el comercio electrónico

El grupo controlado por Carlyle espera incrementar su facturación el 40% gracias al impulso a las ventas que se generará gracias a este canal

28.08.2018 13:15 h.
4 min

Codorníu ha reforzado su apuesta por la venta a través del canal on line. El grupo vitivinícola controlado por el fondo Carlyle ha lanzado este agosto un nuevo portal con el que espera incrementar la facturación de la compañía a través de Internet el 40%. En el último ejercicio ha conseguido facturar poco más de un millón de euros en la antigua plataforma de la que disponía.

La web antigua se presentó en 2012. La compañía que entonces capitaneaba la familia Raventós se lanzó de esa forma a un nuevo segmento de actividad que era incipiente entre sus competidores más directos. Hasta la fecha, ha centralizado toda la operativa digital a través de este vehículo.

Modernización

Fue motivo de varias renovaciones cuyo principal objetivo era abrir nuevos mercados. Tras la primera experiencia de comercialización en España, Codorníu abrió su primera web a otros 24 países. Pero la propuesta había quedado algo desfasada.

Ahora, los portavoces de la compañía aseguran que se ha dado un paso adelante tanto en presentar un diseño mucho más moderno como en rapidez en las ventas. Recuerdan, asimismo, que esta innovación tecnológica se perseguía desde hacía años. No se podría atribuir a los recientes cambios en el accionariado de la bodega.

Entrada de Carlyle

El fondo Carlyle pagó 300 millones de euros a finales de junio a un sector de la familia Raventós para quedarse con más del 55% de la compañía catalana. La operación se completará a finales de año e implicará el desembolso de otros 90 millones de la firma de inversión, que asumirá la deuda del grupo.

Con todo, no se ha firmado con el visto bueno del grueso de la familia. La principal opositora a la irrupción del nuevo accionista mayoritaria ha sido la presidenta de Codorníu, Mar Raventós. Aunque no puso palos a las ruedas a la operación. Igual que el exdirector general, Xavier Pagés Font, y los accionistas Xavier e Isabel Ferrer Urrutia. Los que han mantenido sus participaciones en la empresa.

Beneficio semestral

Codorníu es la empresa española más antigua. Fue fundada en 1551 y en la actualidad explota 10 bodegas repartidas entre España, Argentina y California. O, lo que es lo mismo, 3.000 hectáreas de viñedos propios. En los últimos años ha impulsado los productos de mayor calidad, los que aportan también mayores márgenes, tras la escalada de la marca blanca.

Cerró el primer semestre de su ejercicio fiscal con un beneficio de 11 millones de euros. Cifra que dispara los beneficios el 61% respecto al mismo periodo del año anterior. Tiene previsto alcanzar los 26 millones de resultados brutos (Ebitda) en el cierre del año.

Consumidores jóvenes

La mejora de la web reforzará otra de las estrategias que los Raventós desarrollaron durante los últimos años, intentar acercar a los consumidores más jóvenes al mundo del cava. Para ello han lanzado promociones en el marco del enoturismo y han lavado la cara a algunas de sus referencias, como el impulso que se dio al cava y los vinos rosados.