Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Asistentes a una manifestación independentista convocada por la ANC con motivo de la Diada / ANC

La CNMC certifica el fracaso de la ANC en su intento de manipular el mercado

El regulador archiva la investigación del boicot a las empresas no independentistas porque su impacto sobre las compañías ha sido nulo

5 min

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha archivado la investigación a la Assemblea Nacional Catalana (ANC) por su campaña Consum Estratègic --un boicot contra las empresas no independentistas-- al descartar que esta haya tenido impacto en los resultados de la actividad comercial de las compañías hacia la que iba dirigida la iniciativa.

En un comunicado emitido este viernes, la CNMC señala que no se ha considerado acreditada la existencia de una infracción del artículo 3 de la Ley de Defensa de la Competencia (LDC), pues la campaña no logró alterar la competencia efectiva en el mercado, por lo que ha dado por finalizadas las actuaciones contra la ANC.

Boicot a los no 'indepes'

El 8 de noviembre de 2018, la ANC presentó la campaña Consum Estratègic, que se articuló a través de una página web bajo la misma denominación, la celebración de ferias y charlas de difusión, así como distintas herramientas para mayor visibilidad y difusión.

La campaña tenía por objeto encauzar el comportamiento de los consumidores y empresas para que se abstuvieran de contratar productos o servicios ofrecidos por determinadas empresas, en especial las denominadas empresas del Ibex35, en favor de determinadas empresas con sede social en Cataluña por motivos ajenos a la competencia, como su afinidad al proceso independentista.

Denuncia de Foment y conflicto de competencias

Tras conocerse la campaña, Foment del Treball interpuso una denuncia contra la ANC ante la Autoridad Catalana de Competencia (ACCO) por infringir el artículo 3 de la LDC. En diciembre de 2019, el juzgado de lo mercantil número 11 de Barcelona aceptó las medidas cautelares solicitadas por Foment y ordenó paralizar la campaña. Y la ANC cerró la web en enero de 2020.

En paralelo, la denuncia ante la ACCO fue asumida por la CNMC. Un cambio al que se opuso la Generalitat por lo que presentó un conflicto de competencias ante el Tribunal Constitucional (TC). Pero, finalmente, este dictaminó en octubre de 2020 que la investigación debía seguir en manos de la CNMC, y no de la ACCO.

Archivo por el fracaso del boicot

En este tiempo, la CNMC ha solicitado información a los servicios contra los que iba dirigida la campaña, en particular los de suministro de electricidad y gas (mercado libre), telefonía móvil e internet, bancarios y financieros, aseguradoras y empresas de distribución minorista alimentaria. El regulador les ha interpelado sobre el eventual impacto de la iniciativa Consum Estratègic en su actividad comercial, marca y reputación.

Sin embargo, con carácter general, los operadores consultados han manifestado que, de conformidad con sus datos de negocio internos y experiencia en el mercado correspondiente, no puede deducirse que la campaña analizada haya tenido impacto en los resultados de su actividad comercial. Un análisis de la evolución de las cuotas de mercado en los mercados de los sectores analizados también concluye que la campaña Consum Estratègic no ha tenido una incidencia significativa que permita aislarla como factor decisivo en el cambio de contrataciones en los sectores analizados. Por todo ello, la CNMC ha concluido que la campaña no ha afectado a la dinámica competitiva de los mercados y ha archivado el expediente.

Foment se congratula por haber parado el boicot

Tras conocerse la decisión de la CNMC, Foment se ha congratulado porque gracias a su denuncia se "ha conseguido parar y vaciar de contenido" la campaña de la ANC, que califican de "ilícita y contraria a la competencia de las empresas que desarrollan sus actividades en Cataluña". La actuación de la patronal ha logrado "que no hubiera ninguna alteración del mercado" a causa de la iniciativa de la organización nacionalista.

Foment subraya que "la resolución de la CNMC reconoce la deslealtad del boicot promovido por la ANC ya que se trata de un comportamiento contrario a la competencia eficiente y, por tanto, ilícito".