Menú Buscar
La mansión de Gerardo Díaz Ferrán en la Costa Brava se subasta por 1,6 millones / EACTIVOS

El casoplón del expresidente de la CEOE en la Costa Brava se subasta por 1,6 millones

Gerardo Díaz Ferrán llegó a atesorar un patrimonio inmobiliario de 88 millones de euros antes del desfalco del 'caso Marsans'

3 min

Una villa de 2.000 metros cuadrados ubicada en Sant Feliu de Guíxols (Girona) que perteneció al expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, se ha subastado por 1.605.000 de euros.

La vivienda se ha adjudicado a través del portal Eactivos.com tras una puja en la que han intervenido 65 participantes. El precio de salida de la propiedad era de 1,14 millones, pero el interés de los compradores ha terminado aumentando su valor un 45%.

Una torre de ensueño

Situada en el corazón de la Costa Brava, la mansión está edificada sobre una porción de terreno con vistas al mar. Cuenta con una planta baja y dos pisos, además de una estancia independiente destinada a garaje y una habitación auxiliar.

El municipio, además, conserva rincones con un gran interés patrimonial, como los núcleos históricos de S’Agaró o Castell d’Aro, así como un extraordinario entorno natural.

Torre del expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ubicada en la Costa Brava / EACTIVOS

 

 

Torre del expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ubicada en la Costa Brava / EACTIVOS

La caída de Díaz Ferrán

La mansión pasará a tener nuevos inquilinos después de que el exjefe de la patronal tuviera que deshacerse de su patrimonio tras ser condenado a diez años de cárcel.

Díaz Ferrán fue juzgado por la Audiencia Nacional por el desfalco del caso Marsans, la cadena de viajes que entró en quiebra por la pésima gestión del empresario. Antes de eso, se calcula que el patrono llegó a atesorar un patrimonio inmobiliario de 88 millones de euros, según informó la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) en su momento.

Diez años de cárcel

Díaz Ferrán fue condenado a cinco años y seis meses de prisión por alzamiento de bienes, concurso fraudulento, blanqueo de capitales e integración en grupo criminal por este caso.

Además, se llevó otras dos condenas: una de dos años y dos meses por defraudar a Hacienda en la compra de aerolíneas argentinas, y otra de dos años por el caso de las tarjetas black usadas por los directivos de Caja Madrid.