Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada de la Cambra de Comerç de Barcelona / EUROPA PRESS

La Cámara de Comercio de Barcelona justifica sus pérdidas por las medidas de apoyo a las pymes

La institución presidida por Mònica Roca aprueba unos presupuestos expansivos para 2021 pese a la salida de grandes empresas

3 min

La Cámara de Comercio de Barcelona ha atribuido sus pérdidas de casi 500.000 euros en 2020 a las medidas de apoyo a las empresas durante la crisis del Covid-19. En un comunicado, la institución presidida por Mònica Roca ha argumentado que el refuerzo de los programas de apoyo a las pymes, que ascienden a casi un millón de euros, ha provocado las pérdidas de 477.000 euros durante el ejercicio anterior --la mitad de la cifra prevista en junio del año pasado, precisa la organización--.

La corporación ha cerrado el curso anterior con unos ingresos de casi veinte millones de euros (19,6 millones) y un beneficio operativo de 392.000 euros. El mayor capítulo de ingresos procede de los 8,5 millones de los fondos europeos FEDER y FSE, que la entidad cameral ha vehiculado a través del plan Aixeca el teu Negoci. El resto de recursos proceden de la Generalitat de Cataluña y de fuentes propias de financiación.

Cero ingresos de la Lonja

La Cambra reconoce que el impacto de la pandemia ha provocado un roto económico en algunas actividades. En concreto, La Lonja de Mar, que tradicionalmente acoge los grandes eventos de la entidad, ha generado cero ingresos debido al parón de la agenda de actos empresariales como consecuencia del Covid.

La Cámara de Comercio de Barcelona asegura que parte de sus servicios han pasado al entorno digital, como los trámites en línea o la formación no presencial. Al cierre del ejercicio, la institución reivindica su solvencia con 43 millones de fondos propios y una tesorería de nueve millones de euros, a la cual hay que sumar 15 millones en recursos públicos ejecutados y pendientes de cobro.

Salida de grandes empresas

El pleno de la corporación también ha aprobado el presupuesto operativo de 2021, que supera los 24 millones de euros y destina más de 875.000 euros a proyectos gratuitos de activación económica para las pymes y autónomos. Para este programa de gasto se ha pedido al pleno disponer de 300.000 euros en fondos propios. Además, la organización tendrá que lidiar este año con el abandono de grandes empresas como Naturgy, Abertis y Hotels Catalonia, que saldrán del plenario y dejarán de abonar sus cuotas mensuales por ocupar las denominadas sillas de plata.

Las nuevas cuentas confían la expansión del gasto a un crecimiento de ingresos del 20% durante el próximo año. Entre los proyectos que la entidad quiere potenciar este curso se encuentran la digitalización, la cualificación profesional de los jóvenes, la internacionalización, los proyectos de alcance europeo y la innovación.