Menú Buscar
Joan Ramon Rovira, jefe de Estudios Económicos, y Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, en una imagen de archivo / CG

La Cámara de Barcelona asumirá los fallos que pueda tener el sistema de voto

La institución asegura que pondrá en marcha una campaña para fomentar el voto en estas elecciones

15.03.2019 16:03 h.
6 min

La Cámara de Comercio de Barcelona asumirá la responsabilidad de cualquier fallo que pueda haber en el controvertido sistema de voto electrónico con el que se designarán a los miembros del pleno de la institución. Así lo ha asegurado este viernes su director general, Xavier Carbonell, quien ha mostrado su plena confianza en la robustez del sistema. Carbonell ha afirmado que si se producen errores en el proceso la Cámara de Barcelona "no puede traspasar la responsabilidad a un tercero", aunque formalmente recaiga sobre sus espaldas, en referencia a la Generalitat de Cataluña. "Aunque no seamos los responsables directos en este proceso, no escatimaremos en medios ni recursos para que todo salga bien", ha aseverado el director general de la institución. 

De esta forma, cualquier controversia que se pudiera producir durante las elecciones salpicarán no sólo a la Generalitat --que es quien convoca estas elecciones-- sino también a la institución cameral. Aun así, Carbonell ha reiterado su confianza en la tecnología, ya que según él todo queda registrado en el voto electrónico. Sus palabras llegan poco después de que la empresa que ha diseñado el software del voto digital, Scytil, esté siendo ampliamente cuestionada en Suiza después de que unos hackers detectaran un grave error en el sistema ideado por esta compañía. Sin embargo, desde la Cámara de Comercio confían ciegamente en los procesos de control que, según su director general, se aplicarán antes, durante y después de que se lleve a cabo la votación. 

Incentivos a la participación

Carbonell también ha avanzado que la Cámara de Barcelona se implicará en incentivar el voto en este proceso electoral para el que, según él, se prevé una participación masiva. "Todo hace pensar que la incentivación del voto será mucho más grande" por la competencia electoral, ha dicho. Será la semana que viene cuando la institución habilite en su página web una herramienta para que las empresas puedan consultar si forman parte del censo y en qué categoría podrán votar. Además, se lanzará una campaña para divulgar al máximo la cita electoral, que tendrá lugar entre el 2 y 7 de mayo. 

Pueden votar en estas elecciones camerales un total de 423.146 electores, que corresponden a aquellas personas, físicas o jurídicas, nacionales o extranjeras, que ejercen actividades comerciales, industriales, de servicios o navieras dentro de la provincia de Barcelona, excepto las empresas de Sabadell, Terrassa y Manresa, que poseen sus propias entidades camerales. Todos ellos votarán de forma digital, ya sea de forma presencial en alguno de los puntos habilitados por las delegaciones de las cámaras de comercio o bien de forma remota --en un ordenador personal--, para lo que se necesitará un certificado digital. 

Un sistema de votación complejo

Respecto al coste, Carbonell ha explicado que la Cámara de Barcelona ya tiene aprobados 185.000 euros para sufragar los costes de este proceso electoral, aunque ha avanzado que estos fondos se "incrementarán sustancialmente" para garantizar su buen funcionamiento. 

El director general también ha detallado cómo funcionará este complejo sistema electoral, que elige a su presidente mediante el sufragio pasivo. Así, los electores votan a la mayor parte de miembros del pleno de la corporación --40 de 60--, que a su vez elegirán a finales de junio al presidente de la corporación. De los 20 restantes 14 son designados por las empresas que mayor aportación económica hacen a la Cámara de Comercio de Barcelona -un mínimo de 75.000 euros al año por empresa- y los seis restantes se eligen a partir de una propuesta hecha por organizaciones empresariales.

Falta de información

Por el momento solo se conoce los asientos reservados a las empresas que mayor aportación económica hacen a la Cámara: Abertis, Banco de Sabadell, Banco Mediolanum, Caixabank, Criteria Caixa, Deloitte, Indra, Magma Disseny, Naturgy, Pricewaterhousecoopers, Promotora Kasde, RACC, Damm y Sociedad General de Aguas de Barcelona.

Una muestra de la complejidad de las elecciones es que si un elector ejerce su derecho al voto deberá elegir entre los diferentes candidatos de su sector empresarial, que vienen referenciados como sociedades, por lo que deberá recabar más información acerca de si dicha sociedad en concreto está asociada a una de las tres candidaturas que se han presentado. Y es que la ley no permite a la Cámara de Barcelona facilitar ese tipo de información. Así, el elector tendrá que hacer un esfuerzo extra para saber si con su voto contribuye a la elección de uno de estos tres candidatos a la presidencia: Tusquets, Masià o Crous.

Otro elemento peculiar de estos comicios es que si una sociedad pertenece a tres epígrafes empresariales, es decir, si desarrolla actividades en tres subsectores empresariales diferentes, podrá votar tres veces, una por cada epígrafe en el que esté encuadrada.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información