Menú Buscar
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, en una imagen de archivo / EFE

Bankia abarata el crédito a promotores que hagan ‘casas verdes’

El banco se vuelca en financiar la actividad inmobiliaria tras cinco años de restricciones impuestas por la Comisión Europea a causa del rescate de 22.000 millones

5 min

Bankia no quiere perder el tiempo ni en pleno mes de agosto para sacar al mercado diversos productos dirigidos a captar pasivo. Si la semana pasada eran esos hasta 37.000 millones de euros de créditos al consumo preconcedidos a sus clientes particulares, ahora anuncia un recorte del tipo de interés para aquellos promotores inmobiliarios que acrediten la construcción de viviendas bajo criterios de sostenibilidad energética.

La empresa Amenábar ha sido la primera en beneficiarse de este producto para financiar una promoción de 150 viviendas en la localidad madrileña de Las Rozas, que ha acreditado contar con el certificado BREEAM (Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology). 

Compensar el coste adicional

Tras acreditar la concesión de este certificado de sostenibilidad, el interés aplicado por Bankia será entre 0,1 y 0,2 puntos inferior a una promoción que no cuente con el certificado medioambiental. Lo que busca Bankia con esta bonificación es compensar el coste adicional, de aproximadamente un 2%, que supone construir bajo criterios sostenibles.

Los edificios medioambientalmente sostenibles presentan beneficios económicos, tanto para los usuarios como para los propietarios. Un edificio que cumpla con estos estándares disminuye el consumo energético entre un 50%-70%, rebaja el consumo de agua en un 40%, los gastos de funcionamiento y mantenimiento son entre un 7% y un 8% inferiores a lo habitual, y el valor de los inmuebles aumenta por la calidad de su construcción.

Ganar el tiempo perdido

Se trata de una vuelta de tuerca más para esa estrategia en la que está inmersa Bankia desde principios de 2018, con la que busca ganar el tiempo perdido durante los últimos 5 años. Un lustro en el que la entidad se vio sometida restricciones a la concesión de crédito al sector inmobiliario, impuestas por la Comisión Europea tras el rescate de 22.000 millones de euros efectuado en 2012.

Ahora, ya sin esas restricciones y con el repunte del ciclo a la vista, “esperamos un crecimiento esperado durante al menos tres o cuatro años en los que estimamos una construcción, al final de dicho periodo, de hasta unas 150.000 viviendas nuevas al año”, comentaba Alberto Manrique, director de Promociones de Bankia.

Más hipotecas y más crédito promotor

En lo que llevamos de año, la financiación inmobiliaria de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri se ha traducido en un incremento del 18% del volumen de hipotecas formalizadas, con casi 1.400 millones de euros de préstamos nuevos, y 7.500 millones a empresas, de los que más del 10% se destinaron a financiar la construcción de nuevas viviendas.

En relación a las presuntas sospechas que han surgido en las últimas semana sobre una relajación en la concesión de hipotecas, desde Bankia reiteran su compromiso de “dar hipotecas solo a clientes con ingresos sostenibles que razonablemente puedan pagar, por lo que no consideramos, en absoluto, dar hipotecas por el 100% del precio de la vivienda. Se trata de un contrato a largo plazo y hay que hacerlo con todas las garantías, para el banco y también para el cliente, para evitar los errores del pasado”.

Para Bankia, esta fuente de ingresos futuros resulta clave para cumplir con los objetivos de su plan estratégico 2018-2020, de cara a llegar al final de plan a los 1.300 millones de beneficio neto, con un aumento del margen de intereses, de 600 millones, hasta 2.900 millones, y el avance de los volúmenes de crédito como a empresas, ya con una importante financiación a los promotores para nuevas obras. Números que permitirían elevar el capital por encima del 12% y, con ello, abonar a los accionistas en torno a 2.500 millones de dividendos durante el trienio.