Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de Bankia y que será presidente ejecutivo de la nueva entidad, José Ignacio Goirigolzarri (i), y el consejero delegado de CaixaBank y que será consejero delegado de la nueva entidad / EP

El Banco de España estará atento a la morosidad de la nueva Caixabank

El regulador piensa que las entidades deberán redoblar esfuerzos de cara al próximo año para ejecutar nuevos saneamientos

4 min

La nueva entidad surgida de la fusión de Caixabank y Bankia debe vigilar el nuevo escenario de morosidad que se presenta en el país en plena crisis del coronavirus. Es decir, los efectos en las economías familiares y empresariales que aún no han aflorado por las ayudas que activó el Gobierno en pleno estado de alarma. Así lo confirman las fuentes financieras. En concreto, el Banco de España piensa que la entidad que nacerá el año que viene tendrá que redoblar esfuerzos para que los impagos no se disparen.

Fuentes del sector revelan que el “Banco de España ya ha realizado estudios detallados para saber el posible impacto de morosidad que la nueva Caixabank deberá afrontar de cara al año que viene”, recalcan.

Gortázar cree que la situación está controlada

A pesar de que los bancos ya tienen sus previsiones realizadas, según los mismos interlocutores, no han comunicado la presunta cifra. Durante la presentación del pasado viernes de la nueva marca que saldrá de la integración de Bankia en Caixabank, el consejero delegado del grupo catalán, Gonzalo Gortázar, recalcó que “hasta la fecha la morosidad ha estado controlada” y que los porcentajes de riesgo de mora post integración son bajos”.

De acuerdo a los números ofrecidos por Caixabank, la entidad combinada tendría el ratio de morosidad más bajo del sector español. Estaría en el 4,1%, dos décimas por debajo del siguiente competidor.

Escaladas del 13%

El Banco de España, en un reciente informe, asegura que una vez que concluya el plazo de moratoria a finales de septiembre la morosidad aumentará en 13 puntos básicos, llegando a niveles comparables con los de 2014.

A cierre de septiembre, las entidades cuentan con un saldo de crédito suspendido por las medidas adoptadas del Gobierno de unos 45.000 millones de euros. Esta cifra supone un porcentaje del 7% del total de la cartera de créditos de la banca.

Sube la morosidad en julio

La preocupación por parte del regulador, además, se acrecenta debido a los nuevos datos que han recompilado. La morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas y cooperativas a particulares y empresas repuntó en julio casi un 5%.

La tasa de mora rompe así con cinco meses de caídas, aunque todavía es inferior al 4,73% del mes de mayo y se sitúa más de medio punto por debajo del dato de julio de 2019, cuando fue del 5,22%.

Provisiones

En este marco, los bancos han realizado provisiones de 17.000 millones de euros más que el año anterior para tapar los agujeros que vaya a dejar el coronavirus, tal y como informó la Asociación Española de la Banca (AEB).

Durante los primeros seis meses, las principales entidades del país se vieron obligados a aplicar provisiones y realizar saneamientos por 26.518 millones de euros. Entre ellos, Caixabank y Bankia.