Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Antoni Cañete, presidente de Pimec / EFE

Antoni Cañete: “Las entidades económicas las deben dirigir empresarios, no políticos”

El nuevo presidente de Pimec, tras su victoria electoral frente a la ANC, señala que la morosidad será, si no se remedia, la causa principal de los cierres empresariales

6 min

Antoni Cañete está pletórico después de la victoria electoral que le ha catapultado a la presidencia de Pimec. Su pulso frente a la candidatura de la ANC, encabezada por Pere Barrios, cobra una enorme dimensión, porque se trata de la primera gran derrota del independentismo, que aspiraba, tras hacerse con la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona, con hacer lo propio en la patronal de la pequeña y mediana empresa. Lo que reclama Cañete es que se deje a las instituciones que se desarrollen “con su propio ritmo”, y que las “injerencias políticas son contraproducentes y perturban el buen funcionamiento institucional”. Cañete, ya presidente de Pimec, tiene claro que “las entidades económicas las deben dirigir empresarios, no políticos”.

Al lado de Josep González, durante años, --que será ahora presidente de la Fundación Pimec-- Cañete se ha responsabilizado de cuestiones que se consideran vitales, como la “cruzada contra la morosidad” de las grandes empresas y de las administraciones, que dejan en la intemperie a las pequeñas y medianas compañías. Cañete, en una entrevista en el programa Converses, de la Cadena Cope, con la participación de Crónica Global, señala con contundencia que la morosidad, si no se remedia con celeridad, será la “causa principal de los cierres empresariales”.

Derrota durísima del independentismo

La voluntad del movimiento independentista, que representa la ANC, presidida por Elisenda Paluzie, ha llevado a mantener un pulso en las principales instituciones económicas catalanas. En las elecciones en la Cámara de Comercio de Barcelona, una candidatura promovida por la ANC, Eines de país, llevó a Joan Canadell a la presidencia, aunque con sólo un 4% de participación. La misma fórmula se quiso repetir en Pimec, con Pere Barrios, pero con una participación del algo más del 50%, Cañete se ha impuesto con un porcentaje superior al 80%. Se trata de una victoria incontestable que, a juicio del nuevo presidente de Pimec, tendrá consecuencias.

Antoni Cañete vota durante las elecciones de Pimec de este martes / EP
Antoni Cañete vota durante las elecciones de Pimec / EP

Y es que el tejido empresarial ha salido fortalecido en los últimos meses, Tanto Foment del Treball como Pimec, que han colaborado estrechamente para combatir, entre otras medidas del Govern, la ley de cámaras --defendida por Canadell y el expresidente Quim Torra y que pretendía que la Cámara de Barcelona fuera un interlocutor institucional a la altura de sindicatos y patronales, lo que va en contra de la Constitución y del Estatut-- han dado un paso hacia delante y se pronuncian de forma pública con contundencia en la defensa del mundo económico. Una posición que se explicitará esta semana, con un acto a favor de la “reconstrucción económica”.

Inyectar liquidez

Pero de inmediato, Cañete pasará al ataque para reivindicar que las grandes empresas y las administraciones paguen como marca la ley, y no dejen sin circulante a las pequeñas y medianas empresas, que pueden quedar en una situación de extrema debilidad. “El problema es que en España no hay un régimen sancionador, cuando se excede el plazo en el pago, a diferencia de otros países como Francia”. Pimec, que lideró el cambio legislativo, a través, precisamente, de Cañete, espera ahora que se apruebe ese régimen sancionador en el Congreso. Ahora se encuentra en periodo de enmiendas.

“Está en juego el cierre de cientos de empresas”, advierte Cañete. Según el dirigente empresarial, sólo en el caso de que las administraciones pagaran todo lo que deben a las pymes “se inyectarían unos 8.000 millones de euros, casi los 11.000 millones que el Gobierno ha anunciado ahora que ofrecerá como ayudas directas a las empresas”.

Una plataforma española

El otro gran problema, ligado a esa práctica por parte de las grandes empresas, es que en el conjunto de España no hay una patronal claramente enfocada a los intereses de las pymes. Está Cepyme, en el seno de la CEOE, pero para Pimec se trata de una especie de filial que maneja la gran patronal. El objetivo de Cañete es lograr una gran plataforma española de pymes, una plataforma multisectorial, que vele por esos intereses.

Respecto al nuevo Govern que se pueda constituir al frente de la Generalitat, Cañete considera que la prioridad debería ser “la ayuda directa a las empresas, con recursos y con líneas claras por parte de los departamentos responsables”, que, en principio, se asocia con el Departamento de Empresa, que ha dirigido en los últimos meses Ramon Tremosa, de Junts per Catalunya. Sin querer vetar a ningún partido, el presidente de Pimec no cree, en todo caso, que fuera positivo que la CUP tuviera un papel importante en ese Govern.