Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Anna Gener, consejera delegada de Savills Aguirre Newman en Barcelona / CEDIDA

Anna Gener critica el intervencionismo de la Generalitat sobre el mercado del alquiler

La empresaria defiende la colaboración público-privada para garantizar el acceso a la vivienda de los cinco millones de habitantes de la 'Gran Barcelona'

5 min

La consejera delegada de Savills Aguirre Newman en Barcelona, Anna Gener, ha criticado las medidas intervencionistas sobre el mercado del alquiler adoptadas por la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Por contra, la empresaria ha reivindicado la colaboración público-privada como la mejor forma de garantizar el acceso a la vivienda para la ciudadanía.

"La solución no está en regular el mercado, sino en hacer miles de viviendas. El mundo público debe poner el suelo y el mundo privado, el dinero. La fórmula para facilitar el acceso a la vivienda ha de ser articular un gran parque en alquiler por debajo del precio del mercado", ha propuesto en un acto organizado por la Asociación Española de Directivos (AED) en la capital catalana.

'Gran Barcelona'

Un enorme incremento de la oferta que, para Gener, debería ejecutarse de forma coordinada en los 36 municipios que integran la Gran Barcelona. Esta enorme región metropolitana es el marco adecuadao para implementar políticas de vivienda. "La Barcelona real no es la que depende del ayuntamiento, sino la de los cinco millones de habitantes que va de Mataró a Vilafranca y coge el Vallès. Un porcentaje muy elevado de esta población viene prácticamente a diario a Barcelona", ha argumentado.

Por eso, la directiva ha reclamado que las actuaciones públicas se armonicen entre las diferentes administraciones. Siempre con un enfoque que subraye la seguridad juridica: "Para que el inversor ponga dinero se debe crear un marco protector frente a impagos y ocupaciones", ha pedido. Aunque se ha mostrado escéptica sobre la obligación de que el 30% de las nuevas promociones se destine a vivienda social. "No es la solución. Hablo de un área mucho más amplia y con transporte público, necesitamos muchísimas más viviendas", ha apuntado.

Inversión en Rodalies

Al problema de la vivienda, Gener ha añadido otros dos retos pendientes de la Ciudad Condal. Por un lado, la inversión insuficiente en Rodalies --"tenemos un problema gravísimo con Rodalies, esta es la principal reclamación que deberíamos hacer ya que no satisface la necesidad de la sociedad"--, un asunto que debería estar de forma presente en la agenda pública. Además, también ha lamentado la pérdida de la ampliación del aeropuerto de El Prat, una operación clave para situar a la metrópolis en la liga de grandes ciudades internacionales. 

Por otro, el riesgo de perder el talento local mientras se atrae el extranjero. La empresaria ha recordado que el 26% de los vecinos ha nacido fuera de España, de los cuales un 56% tiene estudios de máster y un 14% de doctorado. El imán de la capital para el personal cualificado del resto de Europa funciona a pleno rendimiento, pero no lo hace con los perfiles autóctonos. "Hace falta establecer un puente fuerte de diálogo entre el mundo académico y el mercado laboral. Según datos de Barcelona Digital Talent, en Barcelona hay un déficit de 10.000 perfiles digitales al año que encontrarían trabajo si existieran", ha remarcado.

Una ciudad "magnética"

Sin embargo, Gener ha subrayado el "magnetismo" de la ciudad, que se refleja no solo en su historia, belleza y cultura, sino también en una dimensión como el urbanismo. La ordenación actual de Barcelona, deudora del proyecto modernista de Gaudí, "no genera un centro privilegiado, sino multicentros que generan prosperidad en todo el territorio".

Este hecho, sumado a algunas operaciones concretas como el 22@ y la reforma del frente litoral, convierten la urbe en una ciudad en la que se puede "vivir, trabajar, divertirse y acceder a la cultura en 15 minutos" independientemente del barrio donde se resida. "La carta más importante que tiene Barcelona son los propios barceloneses y barcelonesas. Estamos muy implicados, opinamos mucho y en ocasiones somos muy críticos. Esto es positivo porque denota que nos sentimos responsables de nuestra ciudad", ha dicho.