Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un tren de Rodalies circula por las vías de Adif / EP

Adif desarrollará un plan piloto para detectar rocas en las vías

El proyecto ha sido adjudicado a Indra Sistemas por un importe de 421.421 euros, que se hará cargo de todo el proceso de testeo

3 min

Adif ha aprobado la adjudicación del contrato para el desarrollo de la prueba piloto del proyecto de I+D+i Smanslope, que tiene como objetivo disponer de un sistema operativo de advertencia del desprendimiento de rocas en la infraestructura ferroviaria. El testeo se hará en la línea Manresa-Terrassa.

El contrato, adjudicado a Indra Sistemas por 421.421 euros, contempla el suministro, instalación y desinstalación del sistema, así como la supervisión de su funcionamiento durante dos años y la generación de informes, ha informado el administrador ferroviario este lunes en un comunicado.

Manresa-Terrassa

El proyecto Smanslope, basado en el empleo de fibra óptica, permite monitorizar en tiempo real una gran longitud de la infraestructura a través de una unidad de detección basada en la tecnología DAS (Distributed Acoustic Sensing), que se realizará en la línea Manresa-Terrassa.

Ésta permitirá identificar y capturar aquellos eventos asociados a la caída de rocas en el entorno de la vía en una longitud de unos 60 kilómetros de trazado ferroviario (30 kilómetros a cada lado de la unidad de detección, en ambas vías).

Anticiparse a los hechos

El proyecto responde a la necesidad de hacer frente al hecho de que en los taludes de desmonte o trincheras, especialmente si las condiciones geológicas, atmosféricas y morfológicas no son favorables, pueden producirse movimientos de ladera que deriven en la movilización de masas rocosas, desprendimientos de rocas y deslizamientos.

Adif ha asegurado que ha trabajado durante más de una década con la tecnología DAS, que ahora se aplicará a la prueba piloto. Desde el 2007 al 2010 se llevó a cabo el proyecto MIFFO (Monitorización de la Infraestructura mediante fibra óptica) y el 2014 se inició el proyecto SIMIT. Con estos dos programas, Adif llegó a la conclusión que que era conveniente usar sistemas posicionados a la infraestructura, es decir, fijos, y no embarcados con el material rodante y en circulación.