Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un presunto robo de un reloj en la avenida Icària / Cedida

[VÍDEO] Así roban relojes en Barcelona

Los vecinos denuncian saqueo de los turistas que regresan a la ciudad a plena luz del día

3 min

Vuelven los robos de relojes a Barcelona. Vecinos de la Ciudad Condal han denunciado que los cacos desvalijan a turistas en plena calle con absoluta impunidad, pese a que los Mossos d'Esquadra tienen un dispositivo especial para lidiar con este tipo de delitos. 

Lo ha divulgado la plataforma ciudadana Patrulla Vecinal. El grupo ha difundido una grabación de un presunto robo violento de un reloj en la avenida Icària de la capital catalana esta semana, en el barrio de Poblenou. 

"Insoportable"

Los hechos ocurrieron ante el número 186 de una de las principales avenidas de la Vila Olímpica, en el distrito de Sant Martí, el martes por la mañana. Una calle que está cerca de las playas de Bogatell y Llacuna. 

Según la vecina que fue testigo de los hechos, el turista fue atacado por dos ladrones. Relata que los dos hombres acorralaron a la víctima y le arrancaron un reloj de lujo de la muñeca. Tras ello, salieron corriendo. 

Los Mossos les combaten

Como avanzó La Vanguardia, los Mossos d'Esquadra han creado un grupo específico para luchar contra los grupos especializados en la sustracción con violencia de estas joyas. 

La policía catalana ha tomado cartas en el asunto por el elevado valor de los artículos y la repercusión social de estos delitos. El grupo de relojeros lo forman los Furas, los agentes de paisano del cuerpo autonómico de seguridad. 

Cárcel por la reincidencia

Todo ello coincide en el tiempo con el acuerdo que se ha cerrado en el Congreso de los Diputados para endurecer el Código Penal y propiciar que los ladrones reincidentes acaben en prisión. El pacto que se ha cerrado prevé castigar con penas de entre seis y 18 meses de cárcel los pequeños hurtos de material que no superen los 400 euros. Se aplicará cuando existan un mínimo de tres condenas. 

El cambio normativa parte de la reclamación del empresariado catalán. Los impulsores iniciales han sido la asociación comercial de Paseo de Gràcia y Foment del Treball.