Menú Buscar

[VÍDEO] Una enfermera relata el descarte de ancianos en las UCI de Cataluña

Nerea, una sanitaria del Hospital de Bellvitge, confirma restricciones para mayores en el acceso al oxígeno: "Tenía 77 años, un infarto y dejamos que 'se fuera"

5 min

Es el lamento de Nerea, una enfermera catalana que relata el drama de la selección o descarte de ancianos en las unidades de críticos (UCI) de los hospitales catalanes. La sanitaria ha aparecido en un programa del canal gubernamental alemán Deutsche Welle (DW) junto a profesionales de otros países europeos, para explicar cómo se lucha contra la pandemia en diversos territorios. En el caso de España, la enfermera de UCI deja claro que en el Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) se hace triaje de mayores, y pone como ejemplo el fallecimiento de un hombre de 77 años durante su guardia, a quien el equipo médico negó la intubación invasiva.

"Hoy he tenido una guardia mala", admite Nerea a partir del minuto 8'15 del capítulo. "Se nos ha parado un señor, ha entrado en parada cardiorespiratoria, a pesar de que tenía los dispositivos de oxígeno puestos. Hemos iniciado maniobras de RCP (reanimación cardiopulmonar), pero no hemos conseguido reanimarlo", lamenta. "Cuando han llegado los médicos para valorarlo, era mayor de 70 años, tenía 77 y requería de un tubo, lo que significa ingreso en la UCI. Al ser mayor de 70 años, ya no entraba dentro de los criterios de inclusión, con lo cual hemos parado de hacerle RCP y simplemente hemos dejado que se fuera", agrega compungida.

Límites al acceso al oxígeno

"Es una sensación recurrente --continúa la sanitaria-- de que a pesar de que lo hacemos todo, nos dejamos la piel, nos dejamos los cuernos, nos dejamos el alma... No salen las cosas. No funciona". Según Nerea, el hombre, de 77 años, era "un paciente que en una situación normal habríamos recuperado perfectamente y habría vivido 10 años más, no hemos podido salvarle esta noche".

Las palabras de esta enfermera de UCI no son únicas ni las primeras en este sentido, ya que tal y como avanzó este medio (ver documento superior), las unidades de críticos de los hospitales catalanes llevan semanas haciendo selección de pacientes a las puertas del servicio o, incluso, en los domicilios de las personas mayores. El llamado triaje o medicina de guerra se explica por el colapso de las camas de enfermos más graves en los centros sanitarios de Cataluña, que sobrepasaron el umbral de ocupación del 84% durante la pandemia del virus SARS-CoV-2, pese a que el Departamento triplicó la capacidad hasta cerca de las 1.800 plazas.

Quejas al Gobierno y a Fiscalía

La selección de mayores en las UCI para el acceso a máquinas de ventilación mecánica o intubación llevó al Sindicato Médico de Cataluña (Simecat) a exigir al Govern que ordenara detener la práctica médica y pidiera auxilio a otras autonomías con menos incidencia del virus. Por su parte, la asociación El Defensor del Paciente informó a la Fiscalía Superior de Cataluña de la aplicación masiva de la técnica por la saturación de las unidades de críticos y pidió al ministerio público que intercediera ante lo que tildó de "genocidio" de personas mayores.

No obstante, el Govern se aseguró que los médicos que descartaran a ancianos quedaban cubiertos legalmente. Lo hizo mediante la publicación de un protocolo interno de acceso a la intubación que recibieron Emergencias de Cataluña (SEM) y los hospitales. Asimismo, el Comité de Bioética de Cataluña emitió otra batería de recomendaciones, y también publicaron guías similares, siempre internamente, el Hospital Clínic Barcelona y el Hospital de Sant Pau i la Santa Creu. Por su parte, Vall d'Hebron lo admitió abiertamente por parte de su propio director asistencial, sin que éste fuera desautorizado.