Menú Buscar
Alberto 'Tito' Álvarez, el líder del taxi español, en una comparecencia pública / EFE

Un juez investiga a Tito Álvarez por estafa y blanqueo de capitales

Una sala de Madrid abre diligencias previas contra el 'rey del taxi' en España, que las ve "un montaje orquestado por un exmagistrado suspendido por prevaricación"

5 min

Un juez de Madrid ha admitido a trámite e iniciado diligencias previas por presunto blanqueo de capitales y dos supuestos delitos de estafa contra Alberto Tito Álvarez. El rey del taxi otorga poca credibilidad a la denuncia presentada y a las pesquisas iniciales de la sala de Instrucción número 25 de la capital, pues la ha presentado una asociación vinculada al exjuez Fernando Presencia, suspendido de empleo y sueldo por prevaricación.

Lo factual es que la Asociación contra la Corrupción y en Defensa de la Acción Pública presentó una denuncia penal contra Álvarez en septiembre, tal y como recogieron medios como El Español. El escrito alertaba de varias conductas del líder del taxi con la Plataforma Integral del Taxi (PIT), su relación con el Despacho Elpidio Silva Abogados y un crowdfunding para pagarle la licencia que, según la entidad y el exmagistrado Presencia, pudieron constituir delito de estafa y blanqueo. El juez admitió el escrito a trámite y ahora le ha dado el número de diligencias 2060/19, lo que no presupone la culpabilidad del mesías del taxi.

Presencia: "Fue corrupción"

El exmagistrado --suspendido definitivamente por el Tribunal Supremo en 2018-- que quiere derribar el mito de Álvarez asegura que el rey del taxi cambió de "taxista a persona contratada por el bufete de Elpidio Silva" en algún momento de 2018. "Durante la huelga de enero de 2019, Tito ya no era taxista, pero simulaba serlo. Tenía, en realidad, una relación contractual con Elpidio para captar a conductores y, a cambio, quedarse con una comisión económica". Ello constituye, bajo su punto de vista, "estafa en toda regla y blanqueo de capitales", pues los conductores desembolsaron cantidades para pagarle una licencia de autotaxi y afiliarse a la PIT, plataforma que más adelante se querelló contra Uber y Cabify.

Agrega Presencia que Álvarez "se quedaba comisiones del 15%" por taxista captado y "se quedó también el micromecenazgo" iniciado por la comunidad de conductores. "Simulando que no obtenía beneficio económico, el activista cobraba comisiones para que compañeros suyos se sumaran a la plataforma. Ello le generaba ingresos, tal y como atestigua la documentación aportada en el juzgado de Instrucción", precisa. ¿Por qué se ha metido este exjuez suspendido en conflicto con el rey del taxi? "Porque acudieron a mí taxistas anónimos que descubrieron la treta y porque pude recabar indicios de estas prácticas", ha defendido.

Tito Álvarez: "Yo no estoy condenado, él sí"

Alberto Tito Álvarez, histórico líder del taxi barcelonés y nacional, un hombre que consiguió galvanizar el colectivo hasta bloquear judicialmente Uberpop en España en 2014, se defiende. Subraya que "hablará ante un juez cuando se le llame a declarar", pero avanza que la denuncia penal "carece de fundamento". Según él, la acción penal, que ha derivado en diligencias previas --que no presuponen una condena-- "la ha armado un juez apartado de la carrera judicial y condenado, una condición que él [Fernando Presencia] presenta y yo no". Ha advertido también Tito de que ha iniciado acciones contra aquellos que mancillen su honor. "Tengo dos conciliaciones con periodistas y dos acciones más interpuestas por daños a mi imagen. No todo se puede tolerar", ha advertido.

Cualquiera que fuere la parte que tuviera razón, el inicio de pesquisas judiciales contra Tito Álvarez añade un nuevo capítulo a la guerra intestina en la cúpula del taxi español. En este pulso se hallan varios actores. Por un lado, Álvarez y sus fieles, Élite Taxi. Por el otro, un grupo de conductores barceloneses y madrileños --incluido Ignacio Castillo, alias Peseto Loco-- descontentos con la gestión del expresidente de Élite y, sobre todo, por los escasos resultados de las acciones de la PIT y Taxi Project, el proyecto de lobi paneuropeo en defensa del sector. En esta ecuación entran también el abogado Elpidio Silva, que representó a varios conductores vinculados a la PIT, con quien ha acabado enfrentado, y el propio Presencia, redactor de la denuncia contra Álvarez.