Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los Mossos d'Esquadra realizan un registro en el edificio Venus del barrio de La Mina en el marco del operativo contra el tráfico de marihuana / CRÓNICA GLOBAL

Los tiroteos en La Mina hacen volar por los aires el negocio de la marihuana

Los altercados protagonizados por el clan de los Vargas en los últimos meses los han colocado en el punto de mira de los investigadores

6 min

“Si no hubiera sido por los tiroteos, el clan de los Vargas no son de hacer ruido… aunque si los buscas los encuentras”, aseguran fuentes de La Mina, el barrio que ha sido testigo de un marcrooperativo policial contra el tráfico de marihuana, en referencia a tres graves altercados ocurridos en diciembre de 2020. 

Desde la caída de los Manolos, uno de los clanes históricos del barrio --que además de dedicarse al narcotráfico hacía ostentación de ello--, La Mina vivía, de puertas para afuera, una cierta tranquilidad. Sin embargo, el armazón titánico del emblemático edificio Venus albergaba uno de los pisos utilizados para el tráfico de marihuana, y que este martes ha sido objeto de registro. 

Cortes de luz en el Venus

“Aquí quien más quien menos tiene a familiares implicados en el tráfico de marihuana”, aseguran las mismas fuentes. “Si no fuera por los cortes de luz, no nos enteraríamos”, destacan. Los vecinos que residen en esta mole --en la que conviven 240 familias pendientes de ser desahuciadas-- denuncian que sufren apagones y averías constantes a causa de los pinchazos de luz que los clanes realizan para alimentar a sus plantaciones de marihuana.

Así lo confirman fuentes de Endesa, que explican que aunque la defraudación del fluido eléctrico es un problema generalizado en toda Cataluña, en algunas zonas del barrio de La Mina se ha convertido en un quebradero de cabeza para la compañía eléctrica. “No tanto por el perjuicio económico, sino porque nuestra mayor prioridad es mantener la seguridad de los bienes inmuebles y de las personas, dado que tenemos precedentes de incendios mortales por la manipulación de las instalaciones”, señalan.

Más plantaciones

“No es nada nuevo. Llevamos tiempo colaborando con la Generalitat, con las administraciones locales y con los Mossos d’Esquadra" para tratar de poner fin a este fraude que pone en riesgo a los centenares de personas que viven en el Venus, confirman desde la empresa. Por eso, la operación de hoy no les ha pillado por sorpresa. 

Tampoco a los vecinos del barrio, que aseguran que pese al espectacular despliegue del cuerpo policial autonómico --que ha movilizado a 350 agentes de las unidades Brimo, Arro, Hèlix y canina-- para dar caza a algunos de los miembros de esta conocida familia, existen otras plantaciones indoor de marihuana en la misma escalera, aunque controladas por otros clanes.

Agentes de los Mossos durante el registro al edificio Venus de La Mina / CRÓNICA GLOBAL
Agentes de los Mossos durante el registro en el edificio Venus de La Mina / CRÓNICA GLOBAL

Protagonizaron tres tiroteos

La pugna por el control del barrio puso al clan de los Vargas en el punto de mira de los investigadores. En concreto, aseguran los vecinos, fueron tres tiroteos registrados en diciembre de 2020 los que hicieron saltar la liebre. El primero, cuentan, estuvo motivado por rencillas personales --ajenas al tráfico de drogas -- entre un miembro del clan ahora desarticulado y otro joven del barrio. A raíz de este incidente, los Mossos efectuaron una primera redada en La Mina. Tras estos hechos, los Vargas tomaron represalias contra el joven, hiriéndolo. El tercer tiroteo lo capitanearon pocos días después de este episodio los familiares del herido, que abrieron fuego contra las persianas del bar que regentan los Vargas, en la vía Trajana. 

Tras más de un año de investigación, los Mossos han efectuado este martes una veintena de entradas y registros simultáneos en propiedades vinculadas a miembros del clan entre Barcelona y Sant Adrià del Besòs. Uno de ellos ha tenido lugar en el quinto piso del portal número 1 del edificio Venus, que ya fue utilizado en el pasado como narcopiso y que, según los vecinos, tendría que estar precintado por una orden judicial previa.

Los vecinos, hartos

Además, los agentes han accedido también al número 6 del edificio Saturno, el gemelo del Venus. Lo han hecho, según las fuentes consultadas, “para registrar el domicilio de la abuela del clan”. De este portal, los investigadores han salido con varias cajas cargadas hasta los topes. En vía Trajana los Mossos han revisado también el local que regenta el clan y el piso de uno de los líderes, su vivienda habitual tras abandonar La Mina. También han hecho lo propio en una vivienda de Alfons el Magnànim.

Tras este golpe contra el narcotráfico, que se ha saldado con la detención de 15 personas y el desmantelamiento de tres plantaciones de marihuana entre Barcelona y Sant Adrià de Besòs, los vecinos confiesan que están hartos de la situación de inseguridad que padecen y de que La Mina esté siempre bajo el foco policial.