Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El asesino confeso de la menor de 13 años para quien el Supremo confirma la prisión permanente revisable / EFE

El Supremo confirma prisión permanente revisable para el asesino de Laia en Vilanova

Los magistrados constatan que Juan Francisco L. O. violó y asesinó a la niña de tan solo 13 años con una "maldad brutal sin finalidad"

3 min

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la prisión permanente revisable para el Juan Francisco L.O., el hombre que violó y asesinó a Laia, de 13 años, en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) en junio de 2018. El caso conmocionó a la población y propició una oleada de indignación ciudadana, ya que durante el juicio quedó probado el ensañamiento del autor que confesó el crimen después de que la familia descubriera el cuerpo sin vida de la menor en su piso. 

El Alto Tribunal ha desestimado el recurso del condenado y sostiene la pena que ya impuso el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y que, a su vez, confirmó la Audiencia de Barcelona. Esta última instancia también le obligó a pagar una indemnización de 445.000 euros para los familiares de la menor. 

La menor bajaba de casa de sus abuelos

En la sentencia que ha salido a la luz este lunes, se asegura que el autor “aprovechando que la menor bajaba sola las escaleras de la casa de sus abuelos, la interceptó y la introdujo en su domicilio en contra de su voluntad”. Los magistrados de la sala que han examinado el caso aseguran que Juan Francisco L. O. "la acaba matando de una forma despiadada asegurando el crimen, e incrementando el dolor que tuvo que sufrir la menor en la forma en la que la mató como si se tratara de un objeto, cosificándola a sabiendas de que se trataba de una niña indefensa que lo único que estaba haciendo era bajar las escaleras a encontrarse con su padre". 

Constatan que se abalanzó sobre ella “con la intención de atentar contra su libertad sexual y lo llevó a cabo amenazándole con un cuchillo”. Posteriormente, la asfixió hasta acabar con su vida. Una muerte que, coincidiendo con el TSJC, define como “lenta, agonizante, consciente y cruel”. "La prueba evidencia que la víctima no pudo defenderse de la agresión. Fue un asesinato por concurrir alevosía. La menor no pudo defenderse de ninguna manera", dictamina. 

Esta crueldad se evidencia en el hecho de que la niña tenía “contusiones, erosiones y heridas de arma blanca”. "El hecho fue de una tremenda gravedad y con elevado reproche penal que el legislador ha querido y previsto en este tipo de casos", indica. “Maldad brutal sin finalidad”, concluye la resolución firmada por el magistrado Vicente Magro como ponente y Tribunal compuesto por Manuel Marchena, Susana Polo, Eduardo Porres y Angel Luis Hurtado. Por todo ello, no podrá salir de la cárcel.