Menú Buscar
Carril bici de Barcelona / FLICKR

La síndica de greuges de Barcelona investiga los carriles bici

Los raíles son un motivo de conflicto tanto para los ciclistas como para los peatones y conductores que circulan por la ciudad

3 min

La red de carriles bici de Barcelona sigue causando problemas. La síndica de greuges de la ciudad, Maria Assumpció Vilà, ha iniciado una actuación de oficio para analizar y detectar los conflictos que se producen con los espacios habilitados para las bicicletas. Una vez se hallen las incidencias, se formularán unas conclusiones y recomendaciones para minimizarlas.

Aunque muchas zonas no están habilitadas y es común ver a ciudadanos encima de su velocípedo por la acera, en la Ciudad Condal existen una gran cantidad de raíles, “tramos importantes de red que transcurren en convivencia con itinerarios de otros modos de transporte”, señala Vilà. Principalmente se trata de la red de peatones y la de vehículos motorizados.

Analizar y detectar conflictos

El incremento de las personas que circulan en bici, junto a la discontinuidad de la red, han provocado problemas entre los transeúntes y los ciclistas, hasta al punto de que ambas partes cataloguen la situación como insegura.

De este modo, la síndica de greuges hará un análisis de la red de itinerarios ciclistas que hay en la ciudad para detectar la raíz de los conflictos y su percepción, tanto por los ciudadanos que circulan en bici como por los peatones y los conductores.

Sincronización de los semáforos

Los dos puntos principales que se abordarán son los siguientes: especial atención a la sincronización de los semáforos de los pasos de peatones y de los carriles bici y la situación del mobiliario urbano y bancos, contenedores, accesos de metro y derivados, en relación a la infraestructura de los carriles.

Por otro lado, la posición que se adoptará a la hora de identificar los conflictos será la de colectivos vulnerables --gente mayor, niños o personas con movilidad reducida-- ya que no pueden responder de la misma manera que otros usuarios.

Del mismo modo, también vinculado con la movilidad, Vilà ha iniciado otra actuación de oficio para comprobar el funcionamiento y el estado de las rampas de los autobuses y la dificultad de acceso. Esta intervención llega después de las quejas de las personas con movilidad reducida.