Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de La Daurada, una de las salas musicales anunciando "El último concierto" /CG

Las salas musicales de España anuncian 'El último concierto'

Se trata de una iniciativa impulsada por la Plataforma de Salas de Conciertos que tendrá lugar el próximo miércoles 18 de noviembre

3 min

El ocio está en situación crítica. Con la llegada de la pandemia, las salas de música se han visto obligadas a reducir por completo su actividad. Ocho meses después de que se decretara el primer estado de alarma, prácticamente la totalidad de estos locales permanecen cerrados. Y lo que es peor, no saben cuándo podrán volver a abrir.

A fecha de hoy, son muy pocas las salas españolas que pueden acoger un espectáculo musical en su interior; de hacerlo, las estrictas limitaciones de aforo impuestas, a tenor de las recomendaciones sanitarias, no permiten superar el 30% de su capacidad.

'El último concierto'

La realidad es que muchos de estos espacios se enfrentan al que podría ser su último concierto. Un supuesto que la plataforma del sector ha usado como lema --El último concierto-- para celebrar un evento que tendrá lugar a las 20h del próximo miércoles 18 de noviembre en streaming a través de la web de www.elultimoconcierto.com.

Más de cien salas emblemáticas como Razzmataz, Luz de Gas, Sala Apolo, Sala Bikini o La Daurada forman parte de esta iniciativa que tiene como objetivo dar visibilidad a la situación de precariedad en la que se encuentra el sector. La acción se realizará en forma de concierto gratuito que contará con la colaboración de diferentes artistas.

Desde la Plataforma de Salas de Conciertos se pide urgentemente a la administración un plan de rescate o la hibernación de gastos fijos para poder resistir y seguir ofreciendo música en directo cuando la situación sanitaria lo permita. Además, la demanda se extienden también para el resto de los espacios culturales de pública concurrencia.

Las cifras son demoledoras

El sector calcula que desde marzo se han dejado de celebrar alrededor de 25 mil conciertos, lo que supone un déficit valorado en 120 millones de euros. Por ende, casi 5 mil puestos de trabajo directo se encuentran en afectados por ERTOs; una realidad que pone en jaque la capacidad financiera de muchas familias de este país.

Es evidente que los locales musicales se encuentran al filo de la navaja. Los números no se sostienen y las ayudas para el sector son escasas. Una situación que podría abocar al cierre definitivo de numerosas salas, tal y como ya ha sucedido con una quincena de ellas.

Destacadas en Crónica Vida

Destacadas en Vida