Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la Residencia Sant Hospital de Tremp - Fundació Filella, intervenida por el Govern / CG

Salud interviene una residencia con el 80% de mayores contagiados

La Generalitat arrebata la gestión del geriátrico Sant Hospital a una congregación religiosa después de que 120 de los 150 ancianos se positivicen

3 min

El Departamento catalán de Salud ha intervenido una residencia en Tremp (Lleida) que tenía al 80% de sus mayores contagiados con el virus SARS-CoV-2. La Consejería que pilota Alba Vergés ha arrebatado la gestión del geriátrico Sant Hospital - Fundació Fiella a una congregación religiosa después de que 120 de los 150 usuarios se positivizaran con el virus.

Lo ha anunciado Salud en un comunicado hoy sábado, 28 de noviembre, en el que ha precisado que un brote de coronavirus ha infectado a 120 ancianos y a 30 trabajadores del centro. Ante ello, el Departamento ha entregado la gestión a la empresa pública Gestió de Serveis Sanitaris (GSS).

"Estabilizar la situación"

Tras la toma forzosa de la gestión, Salud pretende reforzar la atención a los residentes con personal del primer nivel asistencial. Asimismo, también se movilizará al Sistema de Emergencias Médicas (SEM) para velar por el bienestar de los usuarios.

La intervención ha conllevado también un cambio en la dirección del centro. Salud se lo arrebata a la orden religiosa que llevaba hasta ahora el asilo con el fin de "estabilizar la situación en el centro residencial". Según el departamento de Vergés, se "velará para que la actividad asistencial se preste con las debidas garantías y se adopten las medidas de intervención establecidas".

Una gestora se hará cargo

Al frente de la residencia Sant Hospital de Tremp se colocará a una gestora que trabajará codo a codo con el Hospital Comarcal del Pallars para implementar un plan de actuación. El equipo tiene también como encargo garantizar la "viabilidad técnica" del equipamiento.

Cabe recordar que la asociación de directores de centros (Ascad) se ha quejado en las últimas horas de que el plan de reapertura de las residencias es inseguro e incluso ha amagado con denunciar el Govern a Fiscalía por si existieran posibles ilícitos penales.