Menú Buscar
Una pareja abrazándose / EP

La reclusión y el miedo al contagio inhiben el deseo sexual

Un experto pronostica menos contacto y enamoramientos y más divorcios y problemas de pareja como consecuencia de la epidemia

4 min

La reclusión y la misma epidemia del coronavirus SARS-CoV-2 reducen el deseo sexual dentro y fuera de la pareja, según el vicepresidente de la Sociedad Catalana de Sexología, Antonio Bolinches, quien advierte de que este fenómeno perdurará más allá de la cuarentena. La única excepción podría darse entre los más jóvenes.

La razón es que el temor al contagio hace a las personas más "evitativas" con la sexualidad, lo que puede llevar a preferir la autosatisfacción o el sexo cibernético. El psicólogo clínico asevera que las recomendaciones sobre el distanciamiento social provocará que durante un tiempo se le de “una importancia relativa a la sexualidad”.

Menos comunicación

“Habrá una crisis de confianza con lo que respecta al contacto físico", asegura el terapeuta de pareja. Eso conllevará también una "asepsia comunicativa" con consecuencias también en la sexualidad. De hecho, también se reducirán los enamoramientos, ya que la afectación de la pandemia repercute en la “afectividad y a todo tipo de contacto interpersonal".

"En situaciones críticas lo que cobra valor es la salud y la calidad de vida” señala Bolinches, hasta el punto “si a muchos les dicen que se inmunizarán de Covid-19 si están un año sin sexo lo tomarían sin dudarlo", asegura.

Jóvenes y parejas

Deja a un lado a los más jóvenes, porque "tienen menos concienciación" pero, sobre todo, "una sexualidad efervescente”. Las estadísticas juegan a su favor y muchos piensan que corren menos peligro, por lo que los menores de 30 años "serán los primeros en retomar la normalidad sexual", adelanta.

Dentro del mundo de la pareja las situaciones pueden variar en función de las distintas visiones sobre la gestión de la pandemia de sus miembros, pero ve que la inhibición puede ser mayor. "No tengo duda de que a quien más va a afectar es a las parejas. Como ya se ha dicho estos días, los divorcios crecerán", pronostica el psicólogo. El 20 % de las parejas que se han confinado juntas romperá su relación tras la cuarentena. Las razones pueden ser varias pero destaca el desgaste previo o la decepción sobre la gestión de la crisis entre ambos. 

Menos afecto

El terapeuta de pareja defiende que sólo una minoría del 80% restante de parejas se fortalecerá durante la reclusión, pero el resto “habrán quedado tocadas” aunque hay posibilidades de que se recompongan. Todo ello porque "el confinamiento genera tensión, frustración, ansiedad y malestar psicológico, que no son facilitadores de la sexualidad", ha señalado.

Estos días hay menos abrazos y menos besos por miedo al contagio del coronavirus SARS-CoV-2 y en cambio se dan más roces, incluidas discrepancias sobre cómo gestionar la cuarentena y otros problemas laborales y doméstico.