Menú Buscar
La entrada del Dollhouse Showgirls, el club precintado que pide igualdad de trato en todas las salas con espectáculos para adultos de la ciudad / CG

El propietario del burdel precintado por Colau pide “igualdad para todos” los locales

Denuncia que las salas Arena, Bagdad, El Molino, Blue Night y el club Bacarrá tampoco cuentan con la licencia apropiada para los espectáculos eróticos

4 min

La batalla entre clubs eróticos y prostíbulos de Barcelona que ha llevado al precinto de la principal sala de estriptis de la ciudad, el Dollhouse Showgirls, tal y como avanzó Crónica Global, suma un nuevo capítulo. Los propietarios de este local situado en la zona alta de la capital catalana han presentado una denuncia en el distrito de las Corts, cuyo concejal es Agustí Colom, para exigir que se actúe igual con todas las salas con actuaciones para adultos.

Pide al ayuntamiento liderado por Ada Colau, el que ordenó el cierre temporal del club, que se compruebe si también cumplen al dedillo con sus respectivas licencias de actividad las actuaciones de las salas Arena Madre, Bagdad, El Molino, Blue Night y el club Bacarrá.

Programación

En su escrito recuerdan que ninguna de ellas está autorizada en el régimen de exhibición sexual o para ser un local en el que se ejerza abiertamente la prostitución con espectáculos o actuaciones eróticas. Cuestión que no ha frenado la programación adulta de los clubs citados anteriormente.

Incluso se detallan convocatorias concretas en las que, en el mejor de los casos, se habría forzado hasta el límite la licencia de actividad vigente. Así ocurriría en la llamada del Lunes de Striptease en el Arena de la calle Balmes. Una sala de fiestas en cuyas promociones se promete “entrar en calor los lunes” o “los mejores chulos de la ciudad”. “Es evidente el lenguaje erótico con connotaciones sexuales empleado”, se destaca en la denuncia.

Actividades promocionadas

El club Bagdad directamente “se promociona como la sala porno número uno en Europa” en redes sociales, mientras que en la web de la sala de burlesque El Molino se “muestra cómo se denudan las artistas en el escenario mediante vídeos para atraer clientes”.

Sobre el Blue Night y el Bacarrá, los denunciantes aseguran que en sus respectivos portales on line “alardean de tener a su disposición 60 strippers”. Cuestión que quedaría al margen de las autorizaciones municipales.

Acción de la Administración

Los dueños del Dollhouse Showgirls expresan en el escrito su sorpresa por la presunta pasividad del consistorio con estas salas frente a la rapidez de actuación que tuvo con el club cerrado por tres meses. Lamenta que no haya detectado “ningún movimiento por parte de la Administración del Ayuntamiento de Barcelona en el sentido de velar por la igualdad de todos”. Un extremo que comportaría una desigualdad de oportunidades para competir en el mercado.

Cabe recordar que el cierre de este club tendría presuntamente su origen en la denuncia de otro prostíbulo de la zona. Tras una inspección, el distrito capitaneado por Colom sancionó al local por el “uso indebido de la licencia de fiestas con espectáculo”.