Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Gel desinfectante en una discoteca / EP

El ocio nocturno se cansa de ser el chivo expiatorio

La patronal catalana insiste en que no hay una relación directa entre la reapertura de los locales nocturnos y el auge del coronavirus

3 min

La hostelería y el ocio nocturno estallan ante los que acusan a su sector de ser el causante del empeoramiento de la pandemia. La patronal sufre un serio hartazgo porque se les esté señalando continuamente de ser el causante del aumento de contagios por Covid de los últimos días y que ha llevado al departamento de Salud a frenar el avance al siguiente tramo de la desescalada.

En este sentido, el secretario general de Fecasarm, Joaquim Boadas, se ha negado a aceptar las acusaciones de que la aceleración del coronavirus en Cataluña pueda atribuirse a la reapertura de la hostelería y del ocio nocturno. En su opinión, Boadas localiza el foco en el incremento de los encuentros sociales y en las fiestas "ilegales".

No hay relación

“Es falso e injusto que se quiera relacionar el aumento de la Rt (tasa de contagios). Aún es muy pronto para valorarlo y hay otros condicionantes a tener en cuenta", ha asegurado el secretario del ocio nocturno.

El representante de la patronal de la hostelería y el ocio nocturno ha destacado que, tras decidirse el cierre del sector el pasado 17 de octubre, la velocidad de contagio del Covid-19 continuó subiendo hasta el 10  o el 11 de noviembre, lo que, desde su punto de vista, ya da una idea de que "no se puede atribuir al sector la responsabilidad de la evolución de la pandemia".

Señala a las fiestas ilegales

Además, Boadas ha llamado la atención sobre el hecho de que el sector está funcionando en la primera fase de la desescalada de esta segunda ola con horarios más reducidos de los que tenía en octubre y con aforos del 30%, mientras que el mal tiempo de los últimos días no ha permitido un uso generalizado de las terrazas en muchas poblaciones.

Precisamente, la reducción del horario como consecuencia del toque de queda es un elemento que, a su manera de ver, facilita las reuniones sociales en casas particulares y las “fiestas ilegales”, en las que se tomaría muchas menos precauciones sanitarias que en los bares y restaurantes y que debido a su imprevisibilidad son más difíciles de detectar.

La hosteleria se defiende

“Hemos recibido muchas denuncias por fiestas ilegales. Han ido al alza y eso contribuye a empeorar los datos de salud. Reducir el horario es contraproducente porque en la restauración las personas consumen de manera controlada y eso no pasa en otros ámbitos, donde se comparten vasos, platos y cervezas", advierte.

Por último, Boadas ha recordado que los datos del Ministerio de Sanidad revelan que, en la semana del 19 al 27 de noviembre, “de los 322 brotes sociales detectados en toda España, sólo 8 tenían su origen en la hostelería.