Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Hospital de Son Espases, donde ha fallecido la mujer tras ser agredida por su pareja / EFE

Una mujer fallece tras recibir una patada de su pareja y golpearse la cabeza

La Policía Nacional arresta al agresor, de 55 años, por malos tratos en el ámbito familiar y tentativa de homicidio

3 min

Una mujer ha fallecido este martes tras nueve días ingresada en la UCI por recibir una patada de su pareja que le hizo caer al suelo y golpearse la cabeza. El suceso se ha producido en Palma de Mallorca. El agresor, de 55 años, golpeó a la víctima en su domicilio del barrio de Son Cotoner, donde agentes de la Policía Nacional la localizaron tendida en el suelo, junto a un gran charco de sangre.

En aquel momento aún estaba consciente y tenía hematomas visibles también en los brazos. El individuo explicó a los policías que habían mantenido una discusión y que estaba esperando a que ella le devolviera sus pertenencias para irse. Testigos detallaron a los agentes que víctima y agresor se habían casado siete años atrás, aunque habían vivido separados hasta hace pocos días.

Bofetadas, puñetazos y patadas

Fue el 13 de julio cuando el agresor abandonó el piso que compartían, del que se llevó 50 euros y el móvil de la mujer, sin su permiso. Cuando regresó, a la mañana siguiente, su pareja se lo recriminó, y así comenzó una discusión entre ellos. El hombre empujó a la víctima, le propinó varias bofetadas y puñetazos en la cara

La mujer consiguió ponerse en pie y desplazarse hasta la cocina de la casa, pero este la siguió y le propinó una fuerte patada en la cabeza, por lo que a su vez esta se golpeó contra el suelo. Una ambulancia trasladó a la víctima al Hospital de Son Espases, donde ha fallecido hoy. 

Orden de alejamiento

Cuando los agentes la encontraron, aún consciente, manifestó que su marido la había agredido de forma violenta. En 2016, el hombre ya había sido arrestado por un delito de malos tratos en el ámbito familiar. Tres años después, un juez dictó una orden de alejamiento de la víctima con una vigencia de seis meses. Según la Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional, desde entonces no constaban más denuncias.