Menú Buscar
Coche patrulla de los Mossos d'Esquadra / MOSSOS

Detenidos dos clientes de un prostíbulo de Osona, abierto durante el estado de alarma

Los Mossos d'Esquadra llevan a cabo una operación especial durante el periodo de obligado confinamiento

2 min

Los Mossos d'Esquadra cierran y denuncian un prostíbulo de la comarca de Osona que permanecía abierto durante el estado de alarma.

La policía autonómica catalana intervino en el local este lunes a la tarde y durante la operación también se han detenido a dos clientes. Ambos estaban dentro del local en el momento en que intervinieron los agentes.

Operación

La actuación policial se enmarca en la operación que se está desarrollando desde el cuerpo durante el estado de alarma declarado por el Gobierno y el consiguiente confinamiento de la población en toda España debido a la crisis sanitaria del coronavirus SARS-CoV-2. Una patrulla de Mossos estaba realizando el patrullaje rutinario para vigilar que la población permaneciera en sus casas y avistaron dos vehículos cerca del prostíbulo. Y al acercarse al local vieron que estaba abierto y había dos personas dentro.

Los clientes, ahora, se enfretan a una multa que va de los 601 euros a los 30.000 euros, recuerdan desde el cuerpo. Asimismo, con la aprobación del real decreto-ley del Gobierno para reducir los contagios de coronavirus “únicamente pueden abrir al público aquellos comercios o servicios de primera necesidad”, subrayan. Esto conlleva que son muy pocos los establecimientos que continúan su actividad comercial con normalidad.

Riesgo

Aun así, los Mossos han intensificado los patrullajes, desde este 1 de abril alrededor de establecimientos considerados esenciales que están abiertos estos días. Se tiene una especial atención en los horarios de apertura y de cierre cuando puede haber menos personas al calle.

El decreto también establece limitaciones en la movilidad de las personas que sólo pueden salir a la calle por las causas de fuerza mayor establecidas. Esta menor movilidad de ciudadanos hace que haya “menos presencia de personas en la calle, sobre todo cuando los establecimientos de primera necesidad abren o empiezan a cerrar”, subrayan desde la policía autonómica.