Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mujer contenta usando un portátil

Minicréditos rápidos, una solución frente a necesidades puntuales

La facilidad y rapidez en la concesión de estos pequeños créditos los convierten en la mejor opción para solventar un apuro

5 min

Los minicréditos rápidos están cobrando más fuerza que nunca entre la población afectada, en gran parte, por la inestabilidad económica que trae consigo la pandemia. Los exigentes requisitos de los bancos impiden, en muchas ocasiones, optar a un préstamo bancario, razón por la que esta vía para conseguir dinero toma impulso.

Qué son los minicréditos rápidos

Los minicréditos rápidos son un tipo de préstamo personal de cantidades pequeñas a devolver en plazos de tiempo corto que ofrecen entidades financieras distintas a los bancos. Wandoo, empresa que opera a nivel internacional, es una de las opciones elegida por miles de clientes.

Por lo general, suelen pedirse cuando hay una necesidad de pago que no podemos afrontar al no disponer de efectivo por razones varias: no se ha cobrado todavía, pero la nómina está al llegar, se está en desempleo o se tienen deudas y no quieren pagarse con el dinero mensual que entra. Los minicréditos rápidos no solo se solicitan para saldar cuentas; hay quien los utiliza para darse un capricho, comprar cosas que apetece tener, hacer pequeñas reformas en la casa o irse de vacaciones. Cada uno decide para qué necesita el dinero y lo mejor de todo es que no hay que dar explicaciones de qué se va a hacer con él.

Por qué Wandoo

En esta entidad, se pueden conseguir hasta 300 euros sin intereses ni comisiones si es la primera vez que se solicita un minicrédito rápido. La devolución puede hacerse hasta en 30 días, pero si se prefiere hacerlo antes no hay que esperar a que acabe el mes. A partir del segundo préstamo, la cantidad máxima solicitable asciende hasta 850 euros.

Ofrece mucha flexibilidad a la hora de hacer la devolución de la cantidad prestada al permitir hacer extensiones de una, dos semanas y hasta 30 días. Estas extensiones son la mejor manera de prolongar la devolución sin sumar comisiones o penalizaciones que solo aumentan la cantidad adeudada.  Esta empresa garantiza la recepción del dinero en un tiempo récord de entre 1 y 48 horas. La demora, de producirse, es muy probable que se deba a la entidad bancaria del destinatario porque cada una tiene sus propios tiempos a la hora de poner el dinero a disposición de sus clientes.

Todo Online

Optar a un minicrédito rápido es más sencillo de lo que parece. Con que seas residente en España, no debas dinero a terceros, tengas una cuenta bancaria con credenciales para operar por internet, dispongas de tarjeta de crédito, seas mayor de 20 años y menor de 70 puedes pedirlo ya mismo.

Para conseguir este tipo de préstamo, no es necesario que tengas una nómina todos los meses ni tampoco te pedirán un aval. Estas son dos grandes ventajas que no te dan los bancos tradicionales a la hora de pedir dinero. Además, todo se hace por internet y los trámites, así como los desplazamientos indeseados son inexistentes. Es suficiente con que dispongas de conexión a internet y un teléfono para pedirlo desde tu casa.

Qué necesitas enviar

Para conseguir un minicrédito rápido, sea cual sea la cantidad -hasta 850 euros- solo necesitas enviar el documento nacional de identidad o el NIE si eres no comunitario. En caso de ser miembro de la Unión Europea no español, tendrás que enviar la Carta Verde o el pasaporte en vigor. Es importante que tengas en cuenta que no podrás solicitarlo a nombre de otra persona y tendrás que hacerlo solo en el tuyo propio. Los trámites son completamente personales e imposibles de transferir.

Aunque es todo virtual y no necesitas a nadie para solicitar el dinero, hay un equipo de Atención al Cliente dispuesto a ayudarte y resolver todas las dudas o problemas que tengas a la hora de pedir el minicrédito rápido. Podrás contactar con ellos de lunes a sábado llamando al teléfono 91 714 66 20.

Si quieres saber más, puedes leer el origen de los minicréditos, que se remonta a Bangladés en 1974. A partir de este año, poco a poco, han ido cogiendo la posición que actualmente tienen a la hora de acceder a pequeñas cantidades económicas para resolver necesidades concretas sean cuales sean.

--

Contenido patrocinado