Menú Buscar
Cal Ganxo, centro de MENA en Castelldefels

La Red de Ayuda al Refugiado será acusación popular contra el ataque al centro de 'menas'

La entidad pide una reunión urgente con la Generalitat para buscar alternativas a un modelo de integración que falla en su aplicación y que "no responde a las necesidades de los menores"

5 min

El ataque contra el centro que acoge a menores no acompañados (los MENA) ha activado las alarmas de diversas organizaciones sociales que trabajan por los derechos de las personas migradas en España. Este es el caso de la Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado, una plataforma que ha anunciado que se personará como acusación popular ante el suceso vivido en Castelldefels (Barcelona).

La entidad asegura que "la escalada de violencia y los graves incidentes" que se han sucedido durante la última semana en Cataluña está provocada por "la parquedad de los medios y la nula implicación realista de las administraciones". Por ello ha pedido una audiencia "urgente" con la Generalitat para poner solución a esta realidad. 

Medidas insuficientes

La organización por los derechos de los inmigrantes se muestra convencida de que faltan, por parte de la Administración Pública, "soluciones eficaces que permitan una convivencia, mediación vecinal o un incremento de las plazas en servicios vinculados a la acogida". El modelo actual de acogida y tutelaje de estos jóvenes "no aporta soluciones y no responde a las necesidades de los menores" y por ello es necesario repensar las actuaciones a poner en marcha. 

La mejora en estos procedimientos pasa, según la Red por reducir la ratio de jóvenes en cada centro y no acumular en una misma unidad a aquellos MENA que cuenten con necesidades especiales. También ha reclamado medidas con vista al futuro de estos jóvenes una vez que hayan dejado de ser tutelados. Es decir, que se conformen unidades de salida que eviten "que los menores extutelados acaben fuera del sistema sin una respuesta que les aboque a deshacer el trabajo realizado hasta la fecha".

El Govern también se presenta

La asociación SOS Racismo también ha condenado el ataque y ha denunciado "la campaña sistemática de criminalización racista" que sufren estos jóvenes por parte de las instituciones públicas. Aseguran que los jóvenes tutelados no son tratados como menores y acusa a la organización pública de fomentar la violencia racista a través de su "funcionamiento y objetivos", así como por sus "dispositivos jurídicos y por la permisividad del poder del estado".

Desde el Govern, aseguran haberse puesto en marcha. El conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani, aseguró que la Generalitat de Cataluña se presentaría como acusación particular contra los agresores del centro e interpondrá una denuncia por delitos de odio ante la Fiscalía. 

Encapuchados contra los 'menas'

Una casa de colonias de la localidad que sirve como lugar de estancia para los menores extranjeros fue atacado por un grupo de unas 25 personas que ocultaron su identidad. Los autores de los hechos entraron en la vivienda e intentaron agredir a los 35 jóvenes que se hospedan entre sus muros.

Este es el segundo ataque sufrido por un centro de hospedaje para menores no acompañados que se ha conocido en Cataluña en menos de una semana. El primero se localizó en Canet de Mar, cuando un hombre asaltó una de estas estancias armado con un machete, poco después de que los vecinos organizasen una protesta contra la presencia de estos jóvenes ante el consistorio local.