Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El empresario Carles Vilarrubí, imputado en el caso Pujol / ACGN

El juez atribuye a Vilarrubí una "relación permanente" con la trama criminal de los Pujol

El instructor desestima el recurso del empresario contra la apertura de juicio oral, niega que haya sufrido indefensión y alude al uso de sociedades fantasma

5 min

Carles Vilarrubí colaboró con la trama criminal de la familia Pujol Ferrusola “con carácter transversal, permanente y sistémico, aportando sus estructuras mercantiles para asegurar la opacidad de los pagos y servir de parapeto a los auténticos beneficiarios de las operaciones”. Así lo asegura el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional en respuesta a un recurso presentado por seis procesados por el llamado caso Pujol, entre ellos el empresario catalán, contra la apertura de juicio.

En un auto al que ha tenido acceso Crónica Global, el juzgado rechaza las alegaciones que Vilarrubí hizo en un escrito cargado de reproches contra el auto, dictado el pasado mes de julio, en el que el magistrado ordenó sentar en el banquillo a los miembros de la familia Pujol Ferrusola. 

Organización criminal

El instructor les acusó de formar una organización criminal que, "aprovechando su posición privilegiada de ascendencia en la vida política, social y económica catalana durante décadas, acumuló un patrimonio desmedido directamente relacionado con percepciones económicas derivadas de actividades corruptas". También procedió contra otras 18 personas que habrían participado o colaborado en las citadas actividades ilegales, entre ellas Vilarrubí.

Entre otros argumentos, el empresario reprochaba a De La Mata su "prejuicio intelectual” y su complicidad con la “venganza” de Javier de la Rosa, y aseguraba ser víctima de una "indefensión pura y dura".

No ha habido indefensión

El Juzgado desestima esas alegaciones. Sobre la indefensión alegada, afirma que “en ningún caso se mantuvo a Vilarrubí a lo largo de toda la causa huérfano de información sobre los hechos objeto de investigación en relación con su persona. La evidencia, como se ha visto, es justo la contraria. A lo largo de la causa ha podido participar con intensidad en la instrucción, ha impugnado las resoluciones de las que ha discrepado, ha cursado pretensiones y ha aportado documentación abundante, como se apunta en el propio recurso”.

Alude a los “elementos probatorios que fueron incorporándose a la causa” que “fueron poniendo de manifiesto la naturaleza de sus relaciones con Jordi Pujol Ferrusola, y revelaron las concretas y específicas operaciones sobe las que se concretó la investigación”.

No hay prescripción

También niega prescripción de los delitos, pues “la organización criminal se ha mantenido estable a lo largo de décadas, desde que abrieron las cuentas corrientes en Andorra, en Andbank, aproximadamente en 1992, hasta que cerraron las fundaciones en BPA, en junio de 2014, existiendo datos objetivos que permiten establecer la colaboración del ahora recurrente Vilarrubí con la organización desde 1995”.  

Y añade que “en la resolución recurrida quedan objetivados elementos que abonan la tesis de que la actuación colaborativa de Vilarrubí no obedeció a actuaciones episódicas y singulares sino a un plan preconcebido extendido de manera sistemática a lo largo del tiempo”.

Empresa sin personal ni actividad económica

El empresario sostuvo que todas sus operaciones con la familia Pujol Ferrusola fueron reales, que no existen ni empresas fantasma ni facturas falsas. Pero el juez considera que hay indicios de que “contrató a una sociedad sin actividad económica real, sin personal propio y sin conocimiento de actividad deportiva, para que buscara instalaciones para organizar concursos deportivos ecuestres en Cataluña. No existe evidencia de contrato alguno, no se adivinan las capacidades que tuviera la sociedad mercantil Project Marketing Cat en materia de salto de obstáculos ecuestres, y no consta el resultado de las gestiones supuestamente realizadas. Sí los pagos verificados”.

Destacadas en Vida