Menú Buscar
La zona del atentado terrorista, inmediatamente después del ataque en Las Ramblas de Barcelona / CG

Jueves negro: el terror yihadista golpea a Barcelona

13 muertos y un centenar de heridos en un atentado de Estado Islámico que los Mossos relacionan con una explosión de un día antes en una casa de Alcanar, mientras el autor material sigue huido

8 min

Hasta este jueves, Barcelona era una de las principales ciudades occidentales que no había sufrido un gran atentado yihadista. Pero poco antes de las 17:00 horas, una furgoneta ha dejado un reguero de muertos y heridos en pleno corazón de la ciudad que marcará para siempre el 17 de agosto como otra de las fechas en las que el terror dejó su sello imborrable. Las cifras de la tragedia son espeluznantes: 13 muertos y más de un centenar de heridos, 15 de ellos graves.

El método utilizado por Estado Islámico --que ha reivindicado el ataque-- es similar al elegido para perpetrar otros atentados en Niza, Berlín, Estocolmo y Londres en los últimos meses. Para la masacre de la capital catalana, los terroristas han apostado por Las Ramblas, una de las arterias más céntricas y concurridas de la ciudad, siempre repleta de turistas, y más en estas fechas estivales.

El fanático conductor ha irrumpido con su vehículo en la zona peatonal del paseo a la altura de la plaza de Cataluña y a lo largo de unos 500 metros y a gran velocidad ha atropellado a cuantas personas encontraba a su paso. Incluso ha ido trazando eses para tratar de lograr el mayor número de víctimas posible. Al llegar a la altura del Liceu, tras chocar contra un kiosco, el terrorista ha abandonado la furgoneta --una Fiat de color blanco-- y se ha dado a la fuga.

A partir de ese momento, el pánico y el caos se ha apoderado de la ciudad, con cientos de personas corriendo sin rumbo y otras tantas escondiéndose en los locales de la zona. Las informaciones y los bulos inundaban las redes sociales, mientras la policía trataba de hacerse con el control de la situación.

Amplio despliegue policial

Inmediatamente, los Mossos d’Esquadra, en coordinación con el resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, han puesto en marcha un amplio dispositivo. La policía autonómica catalana ha lanzado la operación jaula en el centro de la ciudad --que ha supuesto el confinamiento hasta la madrugada de cientos de personas en locales de la zona-- y, una vez confirmado que se trataba de un atentado, ha activado por primera vez en la historia el dispositivo antiterrorista Chronos. Esto ha implicado el despliegue total de los efectivos --se movilizó a todos los que estaban fuera de servicio--, el blindaje de Barcelona --con controles en carreteras y estaciones de metro, tren y autocar--  y sus alrededores, y el control de las fronteras.

También se han cerrado diversas estaciones de metro y tren del centro de la ciudad, y los principales hospitales catalanes han puesto en guardia a todo su personal y han cancelado las libranzas de médicos y enfermeros para poder atender a las víctimas. También ha habido muestras de solidaridad para ayudar a los afectados por el atentado: se han colapsado los departamentos de donación de sangres de los hospitales, los taxistas han ofrecido carreras gratis y muchos ciudadanos han ofrecido sus casas a los que se encontraban en la plaza en el momento de los hechos.

Dos detenidos, pero el autor sigue huido

En las horas siguientes, las investigaciones de la policía han permitido localizar en Vic una segunda furgoneta --supuestamente preparada para huir-- y han logrado detener a dos personas vinculadas con el atentado: un hombre de origen marroquí --Driss Oukabir--, neutralizado en Ripoll (Girona), y otro de origen español --melillense, concretamente--, en Alcanar (Tarragona).

Sin embargo, el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha explicado en una rueda de prensa que ninguno de ellos es el autor directo del ataque. Este ha logrado huir tras realizar la matanza y, según los testigos, no iba armado ni ha realizado proclamas islámicas.

La explosión de Alcanar

Trapero ha relacionado la masacre de Barcelona --que ha tildado de “atentado terrorista con la voluntad de matar al máximo de personas”-- con una explosión registrada la noche del miércoles precisamente en Alcanar. Una deflagración que, según los Bomberos de la Generalitat, se habría producido por la acomulación de gases en la vivienda, que ha quedado completamente destruida. La explosión dejó un fallecido --que está pendiente de identificación-- y siete heridos.

Por la tarde, un coche se ha saltado un control de seguridad de los Mossos en la Diagonal, embistiendo a dos agentes. Uno de estos ha respondido con disparos y varios kilómetros después han interceptado el vehículo con un hombre fallecido dentro de él. Sin embargo, según Trapero, este extraño suceso no guarda relación con el atentado.

Respuesta institucional

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se han desplazado a Barcelona para supervisar la operación policial y de emergencia que ha seguido al brutal ataque.

Rajoy ha apelado a la unidad institucional desde su convencimiento de que juntos se vencerá una vez más al terrorismo, a la vez que ha dejado claro que toda España se conmueve hoy con el mismo sentimiento que los barceloneses. Además, se ha decretado tres días de luto oficial.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se han puesto al frente de un gabinete de crisis. En una declaración institucional, Puigdemont ha asegurado que “la democracia doblegará al terrorismo y la barbarie”, mientras que Colau ha asegurado que "no tenemos miedo" y que “Barcelona es una ciudad de paz, de diálogo, de democracia, valiente, abierta al mundo y orgullosa de su apertura al mundo. Y lo seguirá siendo”.

El Rey y los líderes mundiales han transmitido su repulsa por el atentado y han mostrado su solidaridad con las víctimas y sus familiares.

El titular del juzgado central de instrucción número cuatro de la Audiencia Nacional (AN), Fernando Andreu, ha abierto diligencias previas de investigación del atentado y se ha desplazado a Barcelona junto al fiscal jefe de la AN, Jesús Alonso.

Atentado en Cambrils

Alrededor de la 1:00 de la madrugada, cuando la ciudad de Barcelona, todavía en estado de shock, trataba de retomar la calma, llegó un nuevo sobresalto: los Mossos d'Esquadra interceptaron a cinco terroristas con cinturones explosivos en Cambrils.

Los yihadistas trataron de acceder en una furgoneta al paseo marítimo de la localidad tarraconense pero ha volcado. Entonces la policía ha abatido a cuatro de ellos y ha herido de gravedad al quinto. Sin embargo, los terroristas han atropellado a cinco personas, dejando a dos de ellas heridas de gravedad.