Menú Buscar
Familiares de Judit con el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, en la concentración de repulsa por el asesinato de la joven / EFE

Terrassa llora a Judit, la enfermera acribillada por su expareja mosso

La joven de 29 años fue emboscada por el funcionario, de 42 años, en el párquin de su casa: lo habían dejado y él no aceptaba la ruptura

6 min

Lágrimas en Terrassa (Barcelona) por Judit SM, la joven de 29 años asesinada por Carlos, su expareja y agente de los Mossos d'Esquadra, el sábado por la noche. La ciudad metropolitana permanecerá tres días de luto para recordar a la esteticista que aspiraba a ser enfermera. Su ex, con quien habían roto, acabó con la vida de la chica y se quitó la suya en un párquin de la avenida de Madrid ayer por la noche.

Tal y como ha avanzado El Periódico, la víctima mortal fue sorprendida por su anterior pareja sentimental en el subterráneo de un bloque de pisos del número 51 de esta arteria rodada de Terrassa. Era Carlos PR, originario de Rubí (Terrassa) pero adscrito a las unidades de seguridad ciudadana (USC) de Terrassa. Éste aparcó su Seat Blanco fuera del edificio, la siguió hasta el párquin y allí le disparó con su arma reglamentaria. Tras ello, volvió la pistola hacia él y se quitó la vida. Los vecinos no oyeron nada hasta que uno de ellos bajó al garaje y se encontró con la dantesca escena de los dos cuerpos sin vida. "Mira que estoy justo enfrente pero no escuché ni los disparos ni nada. Me he enterado esta mañana por la prensa", ha explicado un residente.

Hija única de un pequeño empresario

Fuentes cercanas a la familia han indicado que Judit --se formó en la Academia de Peluquería-- trabajaba de esteticista pero que recientemente había iniciado estudios de formación en Enfermería. Según ElCaso, la cuarta víctima mortal en cuatro actos de violencia machista en España en lo que va de año había conseguido plaza en prácticas en el Consorcio Sanitario Parc Taulí de la vecina Sabadell (Barcelona), el centro sanitario de referencia para unas 400.000 personas en la conurbación de Barcelona. ¿Cómo está la familia? "Hoy no están por motivos obvios", han explicado a este medio desde el comercio que regentan sus padres.

Imagen del párquin de la avenida de Madrid número 51 de Terrassa, donde Judit fue asesinada por Carlos, su expareja mosso / EFE
Imagen del párquin de la avenida de Madrid número 51 de Terrassa, donde Judit fue asesinada por Carlos, su expareja mosso / EFE

Algunos de los allegados de la joven, hija única, han asistido esta mañana a una concentración de repulsa por el asesinato de la joven en el Raval de Montserrat de Terrassa. Durante la misma se han abrazado con el alcalde, Jordi Ballart, que ha decretado los citados tres días de luto por la muerte a sangre fría sobre la que vecinos de Terrassa aseguran estar consternados. "La familia, de llorar, no pueden ni hablar", han admitido. El establecimiento que regenta el padre de la finada, A.M., ha abierto esta mañana, aunque él no se encontraba presente, tal y como ha comprobado Crónica Global.

"Él parecía un chico normal"

El cruel asesinato machista fue presuntamente perpetrado por Carlos, que asediaba a la víctima mortal para que volviera con él. Lo hizo hasta perder la cabeza y seguirla hasta el piso de la avenida de Madrid, donde Judit vivía con su madre. Allí la siguió y, supuestamente, acabó con su vida con su propia arma reglamentaria. "Judit venía por aquí a veces. Una chica muy alegre. Salía del gimnasio y venía a comer, era como un pajarito: comía poco y se llevaba lo que le sobraba para su madre, muy solidaria, vital y pensaba siempre en los demás", han descrito empresarios de la zona donde se cometió el atroz crimen. ¿Y él? "Lo conocía del colegio. Una persona absolutamente normal, cordial en el trato. Desconozco qué le pudo haber pasado por la cabeza para cometer un acto así", describe una persona que conoció a Carlos.

El asesinato machista, que sigue a otros dos en Puertollano (Ciudad Real) y Esplugues de Llobregat (Barcelona), este último con dos víctimas mortales, madre e hija, ha impactado en la línea de flotación de los Mossos d'Esquadra. Los funcionarios se someterá a un duro escrutinio a partir de mañana cuando arranque en la Audiencia Nacional el juicio contra el aún mayor de la policía catalana, Josep Lluís Trapero, y la cúpula del cuerpo autonómico de seguridad. Será por su participación en el procés independentista en Cataluña. De momento, la División de Investigación Criminal (DIC) se ha hecho cargo de las pesquisas.