Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El diseñador Juan Avellaneda en la 080 Barcelona Fashion / AGENCIAS

Juan Avellaneda: "La edad en las mujeres está sobrevalorada"

El diseñador catalán celebra los cinco años de su firma debutando en la 080 y se estrena con una colección de vestidos para novias de "segundas nupcias"

18 min

El modisto de las estrellas, Juan Avellaneda, ha debutado este año en la 080 Barcelona Fashion. Al igual que sus confecciones, su participación en la semana de la moda de la Ciudad Condal no ha pasado desapercibida para nadie. Y es que Avellaneda (Barcelona, 1982), quien acaba de celebrar cinco años al frente de su firma, organizó, en la glamurosa sala Domènech i Montaner, del recinto modernista de Sant Pau, un gran sarao. “Pedí que me dejaran hacer una fiesta de clausura en la que pudiera invitar a clientes y amigos para que que los asistentes que desconocen cómo funciona nuestro mundo pudieran meterse dentro de él. Fue como una mezcla entre la esencia de la película Studio 54 y los bailes de graduación”, confiesa el modisto en exclusiva para Crónica Global.

Juan Avellaneda en la fiesta que organizó en la 080 Barcelona Fashion junto a Macarena García y Aldo Comas / AGENCIAS
Juan Avellaneda en la fiesta que organizó en la 080 Barcelona Fashion junto a Macarena Gómez y Aldo Comas / AGENCIAS

Una propuesta, radicalmente diferente a los más de veinte shows que se organizaron en el transcurso de la 080, en la que tanto él como sus invitados y amigos lucieron algunas de sus prendas más icónicas. Y es que Avellaneda, confiesa, no cree en los desfiles. “Cuando eres una marca pequeña tienes que hacer una gran inversión y el problema es que todo lo que enseñas encima de la pasarela, a veces, no cala en el público”. Un público, por cierto, que no para de demandarle cosas. Por este motivo, Juan Avellaneda no solamente acaba de lanzarse a diseñar algunos vestidos para mujer, sino que también está trabajando en una nueva colección de novias “para segundas bodas”. Un sinfín de proyectos que demuestran que, pese a considerar que su imperio es más bien “pequeño”, la vida le sonríe. Y se lo tiene merecido. Además, en los próximos meses participará en un programa de moda en la televisión mexicana. ¿Se puede pedir más?

-- Juan, ¿de dónde sacas la inspiración para diseñar sus trajes?

Me sale de dentro. Tengo un punto muy cursi y un punto más canalla. Entonces, la convergencia entre estos dos mundos es lo que me lleva a mi universo. Al final, diseño cosas que a mí me apetecen y no encuentro. Creo que soy de los pocos diseñadores que siempre se pone sus piezas.

-- Una inspiración que también necesitas para diseñar tus vestidos para mujeres…

Como diseñador, me apetece hacer algo más, pero es por una curiosidad personal. Entonces, sí que es verdad que se incorporan algunas piezas, pero muy pocas. Es algo más residual porque lo que más me interesa es lo otro, pero me apetece experimentar con otras siluetas. Al final, somos comerciales y lo que quiero es que la gente se vea guapa y se sienta bien.

Juan Avellaneda junto a su amiga y musa, la modelo Nieves Álvarez / AGENCIAS
Juan Avellaneda junto a su amiga y musa, la modelo Nieves Álvarez / AGENCIAS

-- De hecho, ha revolucionado el mundo de la moda consiguiendo que las mujeres se sientan bien luciendo trajes, algo que siempre ha estado unido al universo masculino…

Es lo que hacía desde el principio. Mucha gente me ha dicho que conmigo las mujeres se han puesto muchos más trajes. De hecho, una de mis imágenes más icónicas es la de Helmut Newton con un smoking de Yves Saint Laurent. Me acuerdo que fue de lo primero que hablé con Nieves Álvarez cuando coincidimos en una sesión de fotos. Ella me dijo que le encantaba el concepto de los trajes en las mujeres, y que le gustaría ponerse lo que hacía. Entonces, empezó a ponerse mis confecciones y luego vinieron otras clientas a pedirme lo mismo. Allí fue cuando empezó todo y también mi amistad con Nieves Álvarez.

-- Y tan bien os lleváis que, para los trajes de mujer, diseñas pensando en la figura de Nieves Álvarez, ¿no?

Sí, pero no por el cuerpo, sino por el estilo de mujer y por la actitud que tiene porque considero que no diseño para una chica ultra súper mega joven. Ahora, por ejemplo, sacaremos una línea para novias y será como para segundas bodas. No será la típica novia joven y tampoco son vestidos. Me he centrado en una mujer más madura, siguiendo en la línea del traje y no lo que todo el mundo se espera.

-- ¿Trajes de novia blancos o de colores y tejidos diferentes?

Habrá una mezcla. Sí que es verdad que será mucho más depurado porque me lo imagino así, pero con un punto muy sexy porque considero que una mujer, por mucho que tenga 40 o 50 años, no tiene que perder su punto más sugerente.

-- Entonces, ¿ser sexy es una cuestión de actitud?

Creo que la edad en las mujeres está sobrevalorada. Conozco gente que es muy chic y elegante, independientemente de los años que tenga. Es un concepto que está mal entendido porque parece que, en función de la edad, las mujeres tienen que ponerse una cosa u otra. Y no es así. Cada persona tiene que conocer su cuerpo y potenciarlo al máximo. No por tener 30 años una mujer tiene que estar mejor que una de 50.

-- Hablando de mujeres chic y elegantes, ¿qué te pareció la última alfombra roja de los Goya?

No me acuerdo muy bien quién fue pero sí es verdad que había alguna que hizo un patinazo importante. El problema que tienen muchas famosas es que pretenden seguir lo que es tendencia, y lo hacen de manera obsesiva y terminan equivocándose. Al final, y repito, lo importante es que cada uno se conozca. Todos podemos tener un patinazo, pero en eventos tan importantes creo que siempre se tiene que ir sobre seguro.

-- Del Oscar de la Renta de Tamara Falcó, ¿qué piensas?

Me pareció espectacular. Es una pieza de alta costura y absolutamente maravilloso. Hay quienes han dicho que entre el tono de piel y el color pastel del vestido, quizá no estaba muy favorecida, pero no lo pienso en absoluto. Tamara estaba muy bien. Además, ella se conoce muy bien a sí misma y cuenta con un equipo muy bueno. Estaba maravillosa, ¿qué más te puedo decir? [Ríe].

-- ¿Cómo fue la colección que hiciste con Tamara las pasadas Navidades ‘Avellaneda Loves Tamara’?

Muy bien. Ha funcionado muy bien porque ella es más conservadora en unas cosas y yo más arriesgado en otras y, cuando nos ponemos a diseñar, llegamos a un punto en el que todo es más comercial. De hecho, tan bien fue que ahora estamos en proceso de hacer otra. Lo que pasa es que cuadrar las agendas es un poco complicado. Pero bueno, lo conseguiremos.

Juan Avellaneda junto a Tamara Falcó, con quien ha hecho la colección 'Avellaneda Loves Tamara' / AGENCIAS
Juan Avellaneda junto a Tamara Falcó, con quien ha hecho la colección 'Avellaneda Loves Tamara' / AGENCIAS

-- La Tamara Falcó que conoces, ¿se corresponde con lo que se dice en la prensa de ella?

¡Qué va! Es una persona maravillosa, súper divertida e inteligente. Me sabe mal que muchas veces se la juzgue por el tono de voz. Es más, me parece tremendo. Si habla así, ¿qué pasa? ¡Es lo que hay! Es como yo, que puedo tener más o menos pluma. ¿Y qué?

-- ¿Alguna vez te han discriminado por ser homosexual?

No, nunca. La verdad que jamás he tenido ningún problema.

-- Trabajar con Tamara Falcó, ¿cómo es?

Muy fácil. Cuando trabajas con un amigo, al final, las cosas fluyen. Salió todo de forma muy natural porque ella siempre me insistió en hacer algo juntos. Además, es una colección con precios muy asequibles y Tamara es muy divertida y natural.

-- Mencionas el tema de los precios al alcance de todos, ¿consideras que la moda tendría que ser más barata?

Depende de los tejidos que se usen. Una pedrería, por ejemplo, no puede ser barata. Para eso te vas al Zara y allí tienes de todo. Creo que la moda tiene que ser coherente, responsable y respetuosa con el medio ambiente. Aunque también considero que es importar llegar al mayor público posible. No solo a nivel ventas, sino porque, como diseñador, lo que te gusta es ver a la gente luciendo tus piezas.

-- Cuando ves a la gente con su ropa, ¿qué piensas?

Es el mayor halago que te pueden hacer. Es muy fuerte porque, con todas las opciones que hay, que te elijan a ti, pues impacta [ríe].

-- ¿Cómo llevas la fama?

Más o menos bien. ¿Sabes qué pasa? Que con todo lo del programa Cámbiame ya lo viví. Entonces, no me ha venido tan de nuevo. Cuando empecé en Telecinco sí que fue más impactante porque, al final, la televisión es el medio más masivo.

-- ¿La fama te ha quitado la privacidad?

En verano es un poco más agobiante porque que te intenten pillar en bañador pues tampoco me hace mucha ilusión. Es lo único que no me gusta. Bueno y el tema de mi pareja porque él es bastante reservado. Pero bueno, he aprendido a llevarlo y la gente que me para por la calle es encantadora.

-- ¿Tienes muchos haters?

Por suerte no y es algo que siempre digo. Hay compañeros míos que tienen muchos y entiendo que debe ser muy duro lidiar con ello.

-- ¿Cuál sería la peor fotografía que los paparazzi podrían hacerte?

Desnudo [ríe]. Desnudo en la playa. Vamos, me pillan así y me da algo. Más que nada porque es intimidad total. A ver, que tampoco pasa nada porque no tengo nada que esconder [ríe]. Pero no me apetece que toda España me vea en pelotas. Lo mismo te puedo decir de una situación íntima con mi pareja, dándonos un beso, por ejemplo. No me gustaría.

-- ¿Te animarías a fotografiarte desnudo en Instagram, ahora que está de moda?

No. Si hago hasta paddle surf con camisa. De hecho, hay fotos por internet, o sea que imagínate. Pero en cuanto a los demás, soy muy libre en este sentido. Cada uno puede hacer con su cuerpo lo que le nazca. Si quieren salir desnudos, pues allá ellos. Yo miraré las fotos [ríe].

Juan Avellaneda haciendo paddle surf en Ibiza junto a su amiga, la modelo Nieves Álvarez / AGENCIAS
Juan Avellaneda haciendo paddle surf en Ibiza junto a su amiga, la modelo Nieves Álvarez / AGENCIAS

-- Y siendo tan receloso de tu vida privada, ¿cómo reaccionaste cuando viste las fotos tuyas haciendo paddle surf?

Pues me entró la risa y pensé: “¡Jo-der!”. Aunque también es verdad que tengo mucha suerte porque la prensa me trata con mucho respeto.

-- Hablando de fotos, ¿alguna vez te han propuesto hacer un reportaje para enseñar tu casa?

Sí. Varias veces me lo han propuesto y siempre he dicho que no. Y mira que hay ofertas bastante suculentas, con varios ceros. Pero no quiero. Creo que en el momento que entras ahí, se complica la cosa. Si tengo que hacer un reportaje sobre mí, no hay problema. Pero, implicar una persona, es decir, mi pareja, que tampoco ha decidido estar en este mundo, tan expuesto al público, me parece injusto. Otra cosa sería que a mi pareja le divirtiese. Entonces, pues bueno, ya lo veríamos [ríe].

-- Donde no te has negado a participar ha sido en programas de televisión. ¿Te volveremos a ver en otro?

Hay una propuesta por ahí, pero no puedo adelantar nada y aún está el tema un poco maduro. Seguramente sea fuera de España, en México, y hasta aquí puedo leer.

-- ¿Un reality?

No del todo. Será una mezcla de cosas. A finales de este mes tenemos una reunión con una productora y dos cadenas. Entonces, veremos qué pasa. Pero vamos, que esto son procesos muy lentos, pese a que lo de Masterchef salió muy rápido.

-- ¿Y te metiste en las cocinas sin pensarlo demasiado?

Firmé el contrato tres semanas antes de empezar y ese es todo el tiempo que tuve para formarme. Me fui con Nandu Jubany y aprendí lo que pude. Pero vamos, que no tenía ni idea. Nunca había estudiado cocina y tampoco tenía el mayor interés. Es que no me interesaba nada. Y ahora, hasta me hago fotos en la cocina y las comparto en Instagram [ríe].

Juan Avellaneda en las cocinas de 'MasterChef Celebrity' luciendo uno de sus trajes/ INSTAGRAM
Juan Avellaneda en las cocinas de 'MasterChef Celebrity' luciendo uno de sus trajes/ INSTAGRAM

-- Por cierto, me comentas que estás preparando una colección para novias. Cristina Rodríguez se casa el próximo 13 de junio, ¿le diseñarás el traje?

No le estoy haciendo nada. Ella tiene muy claro lo que quiere y solo puedo decir que es fuerte. No es para nada discreto.

-- Después de Cámbiame, ¿cómo es tu relación con ella?

Muy buena. De hecho, desde que salimos del programa tenemos un chat de WhatsApp Natalia, ella y yo. Y por ahí lo vamos comentando todo.

-- ¿Y de qué cosas habláis en ese grupo?

Ponemos a partir las alfombras rojas y todo en general. Al final, es como comentar el ¡Hola!. [Ríe].

-- ¿También ponéis a parir a Pelayo Díaz?

No, no. No se habla del tema. Al final, ¿para qué? Muchas veces, cuando nos ponemos a hablar de alguien, siempre intentamos que sea gente que no conozcamos, o con la que no tengamos mucha relación. Porque, sinceramente, destinar energía a algo que tampoco tiene sentido, pues como que no. Me da pereza hablar de él, la verdad. El por su lado y yo por el mío [ríe].