Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un guardia de seguridad repara los tornos, vandalizados, en una estación de plaza de Catalunya / LORENA SOPENA - EUROPA PRESS

Dos jóvenes amenazan con una navaja a un revisor y a un vigilante de Renfe en Arenys de Mar

Los trabajadores les recriminaron que intentaran acceder al tren sin billete

4 min

El sábado por la mañana dos jóvenes intentaron apuñalar a un revisor y a un vigilante de seguridad de Renfe en Arenys de Mar (Barcelona), según el testimonio de otro de los trabajadores de la compañía y testigo de los hechos. El motivo de este enfrentamiento, explica, fue que los dos sujetos --mayores de edad-- intentaron colarse en el tren sin billete. 

Uno de los trabajadores les recriminó su actitud y fue entonces cuando estos sacaron una navaja. Los jóvenes, que acumulan 30 denuncias por diversos motivos, fueron detenidos por los Mossos d’Esquadra y este lunes, tras pasar a disposición judicial, han quedado en libertad. Este hecho preocupa especialmente a uno de los dos afectados, que sostiene que uno de ellos lo amenazó de muerte antes de ser arrestado. 

Estampida en Mataró

No ha sido el único suceso que se ha registrado este fin de semana. Sobre las 21.00 del domingo, en la estación de Mataró, se produjo un incidente con una treintena de menores de edad implicados. Los adolescentes entraron en la estación “en actitud de estampida, subiéndose por encima de tornos como animales”, denuncian los vigilantes de seguridad. 

Los trabajadores de Renfe denuncian que desde la apertura de una discoteca en las inmediaciones --que ofrece una sesión para menores-- los altercados en la estación son constantes.“Mi compañero y yo no pudimos evitar la avalancha”, asegura uno de ellos. 

Denuncian desafíos y vejaciones

Hace apenas unos días, otro de los vigilantes de la R1 denunciaba a este medio las condiciones en las que se ven obligados a trabajar. “Es muy fácil dar doctrinas por megafonía para que los usuarios se pongan la mascarilla, pero los que nos enfrentamos a un tren lleno de pasajeros sin ningún respaldo somos nosotros”, insistía. Los trabajadores se quejan de que no tienen herramientas ni autoridad como para hacer cumplir las órdenes que les exigen desde la empresa.

“Sufrimos constantes desafíos y vejaciones, sobre todo por parte de menores de edad, que se cuelan ante nosotros saltando los tornos”, lamentaba la misma fuente. “Nos enfrentamos a jóvenes sin mascarilla, fumando marihuana y bebiendo alcohol dentro del tren, sin billetes…”. Además, alertan de que las leyes son tan laxas que al día siguiente se los encuentran de nuevo en el tren. “Nos creamos un enemigo durante la actuación, pero también después. Una cosa es contarlo y otra, vivirlo”.

Solicitan que Interior tome medidas

Tras los últimos acontecimientos, el portavoz de la organización sectorial Adn Sindical, Sergio Sánchez, denuncia que los protocolos de seguridad se han quedado desactualizados y ya no se ajustan a la situación actual de violencia que viven los vigilantes de seguridad de los transportes públicos. 

Por eso, desde el sindicato solicitan que el Departamento de Interior coloque las 24 horas del día a un agente de los Mossos d’Esquadra en el centro de control de seguridad. Piden que se aplique el artículo 31 de la Ley de Seguridad Privada para que cualquier ataque contra un vigilante se considere una agresión a un agente de la autoridad. Defienden que este cambio tendría un efecto disuasorio, ya que las condenas serían superiores a las actuales.