Menú Buscar
Un grupo de trabajadores de Correos de Barcelona, en huelga / CG

Huelga en Correos por despidos y condiciones abusivas

Unos 300 trabajadores realizan paros durante una semana para pedir la readmisión de cinco compañeros que fueron despedidos que se encontraban de baja

21.06.2018 21:13 h.
3 min

Los trabajadores de Correos están llevando a cabo una huelga parcial indefinida durante esta semana denunciando, entre otras cuestiones, el despido de cinco trabajadores que se encontraban de baja médica, tres en Madrid y dos en Barcelona.

El comité organizador ha establecido paros durante las tres primeras horas del turno de mañana y las tres últimas de los turnos de tarde y noche en una huelga convocada a través de la Asamblea de Trabajadores, apoyada por la CGT y a la que se han sumado cerca de 300 personas.

Reivindicaciones de los trabajadores

El delegado de la sección de CGT Correos en Barcelona, David Vicente, ha explicado que la empresa de envíos cesó a los cinco trabajadores alegando “ausencias intermitentes” y asegura que estas ausencias “están todas justificadas mediante bajas médicas firmadas por un facultativo”. Por ello, exigen la rectificación de Correos y la readmisión de los compañeros.

Otra de las demandas de los huelguistas es la cobertura del 100% de las plazas en las diferentes secciones de reparto y el final de los “redimensionamientos” de las áreas de reparto. Según Vicente, este procedimiento oculta la reducción del número de efectivos disponibles ya que “cuando hay una baja no la cubren con un contrato, sino que repercute en los compañeros con una mayor carga de trabajo porque tienen que cubrir zonas que no les tocan”. Algunos de los trabajadores han llegado a negarse a realizar estos repartos y han recibido avisos disciplinarios “que amenazaban con abrir expedientes de trabajo”, asegura.

Acciones en las calles

Durante la semana de huelga, los repartidores barceloneses se han manifestado en las diferentes sedes de Correos de la ciudad y han conseguido retrasar, incluso, el reparto urgente impidiendo durante unas horas la salida de las furgonetas. Además, durante la concentración realizada en la sede de la compañía de mensajería, entregaron octavillas con sus reivindicaciones a los directivos de la empresa y pidieron a viva voz el cumplimiento de sus reivindicaciones.

Aseguran que “hemos seguido el protocolo de notificación de la huelga”, por lo que la dirección de Correos conocía que se producirían estas manifestaciones “al menos 10 días antes de empezar”. Sin embargo, desde la CGT aseguran que no ha habido ningún tipo de comunicación desde la empresa a este respecto, lo que entienden como una actitud “pasiva” ante el conflicto.