Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fotografía y datos de Martín Ezequiel Álvarez Giaccio divulgados por los Mossos d'Esquadra / MOSSOS

El hombre que presuntamente mató a su hijo en Barcelona huyó en taxi y llegó hasta el aeropuerto

Martín Ezequiel Álvarez Giaccio logró llegar a la Terminal 1 de El Prat tras saltar la valla del hotel Concòrdia de Paral·lel

3 min

El asesinato de un niño de tan solo dos años este martes en el hotel Concòrdia de Barcelona conmocionó a medio país, después de conocerse que habría sido asfixiado por su padre, Martín Ezequiel Álvarez Giaccio. El presunto autor de los hechos mandó mensajes amenazantes a la madre del pequeño antes de huir del establecimiento y lograr llegar al aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat.

Las primeras informaciones apuntaron a que el hombre de origen argentino habría saltado la valla del hotel para desaparecer por la cercana montaña de Montjuïc. No obstante, en las últimas horas, los investigadores han encontrado a un taxista que lo llevó hasta la Terminal 1 del aeropuerto de El Prat, por donde, con pasaporte falso en mano, muy probablemente, podría haber logrado pasar los controles para coger un avión al otro extremo del planeta.

El retrato robot de Martín Ezequiel Álvarez Giaccio, el presunto homicida de su hijo en Barcelona / CG
El retrato robot de Martín Ezequiel Álvarez Giaccio, el presunto homicida de su hijo en Barcelona / CG

Espera del taxista y desaparición

Según apuntan algunas fuentes, el taxista habría dejado al hombre con acento argentino en la Terminal 1 y, a petición del mismo, esperó 15 minutos al presunto parricida en la puerta de la infraestructura. No obstante, no volvió, así que encendió la luz verde del vehículo y remprendió la marcha. El sospechoso del crimen habría logrado llegar hasta uno de los puntos clave para salir del país incluso antes que Mossos d’Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil montaran el operativo conjunto para encontrarlo y detenerlo.

Pero parece que no cogió ningún vuelo. Martín Ezequiel Álvarez Giaccio huyó con su pasaporte, pero desde el aeropuerto de Barcelona aseguran que no se ha registrado ninguna entrada para coger un avión ni en las horas posteriores ni los siguientes días al asesinato del pequeño. Podría darse el caso que hubiera utilizado un pasaporte falso sin ser detectado por la vigilancia aeroportuaria o simplemente haya utilizado como distracción su llegada a la T1 para emplear otro salvoconducto y desaparecer tras el crimen.